La audiencia de la NBA se dispara

0
NBA
La NBA ha vuelto a incrementar el tope salarial hasta los 99 millones de dólares
  • Con un incremento del 6% con respecto al año 2016, es la liga deportiva profesional norteamericana con más seguidores en redes sociales.

La NBA está de enhorabuena. En su primera temporada con el multimillonario nuevo acuerdo por los derechos televisivos de la competición, por valor de 24.000 millones de dólares, la organización ha visto como la audiencia media televisiva se ha disparado con respecto al mismo periodo del año anterior hasta un 6%, colocando a la mejor liga de baloncesto del mundo como una de las competiciones más seguidas dentro del deporte estadounidense.

Éxito rotundo

El éxito en términos de audiencia televisiva es tal, que la organización ha constatado que, en el peor de los casos, como mucho la audiencia, sino ha aumentado, al menos se ha mantenido en los niveles de hace un año pero nunca ha disminuido, con lo que la satisfacción es plena.

Por si fuera poco, la NBA es, de las grandes ligas norteamericanas, la que cuenta con mayor número de seguidores en redes sociales, 1,3 mil millones de seguidores si sumamos los fans de todas sus cuentas en las diferentes plataformas.

La importancia de las rotaciones

Los datos sobre el éxito televisivo de la NBA en el último año llegan en pleno debate entre jugadores y entrenadores frente a la organización en el manido tema del descanso de las estrellas de la NBA y las famosas rotaciones.

Desde hace semanas, la NBA lleva haciendo mucho hincapié en la necesidad de que las franquicias avisen, al menos con la suficiente antelación, a los aficionados y medios de comunicación sobre las rotaciones que van a hacer las principales estrellas de la NBA para evitar partidos en horario de máxima audiencia protagonizados por el equipo B de las franquicias.

En el lado opuesto a estas buenas noticias, se sitúa la NFL, con un acuciante descenso en audiencia televisiva que ya fue constatado a principios de la última temporada y que se achacó a la influencia que las elecciones estadounidenses tuvieron sobre el consumo televisivo en general. Tal es así, que perdió un 8% de audiencia con respecto al año 2015.