La ATP le quita a Chile su torneo para dárselo a Ecuador

0
Horario Ceballos y Rafa Nadal, finalistas en Viña del Mar en 2013
  • La ATP acepta la propuesta de la empresa poseedora de los derechos, Octagon, de trasladar el torneo de Viña del Mar a Quito a partir del año próximo
  • El traslado no es definitivo sino que se trata de una cesión de 5 años como máximo

No dejaban de ser rumores… al menos hasta ahora. Y es que para desgracia de los aficionados chilenos al tenis, los cada vez más incesantes rumores como decimos que hablaban de la intención de la ATP de despojarle su torneo dentro del circuito para trasladarlo a otra ciudad, e incluso, a otro país, se han hecho realidad.

Y es que ha sido la propia ATP la que ha confirmado el cambio del ATP 250 que se celebraba anualmente en Viña del Mar a la ciudad ecuatoriana de Quito a partir del próximo año.

Fin a 25 años de organización chilena

La noticia se confirmaba como decimos hace tan sólo unos días. Tras 21 años organizándolo, Chile dejaría de acoger el ATP de Viña del Mar después de que la empresa estadounidense poseedora de los derechos del torneo, Octagon, llegara a un acuerdo con la ciudad ecuatoriana de Quito para que organice el citado evento a partir de febrero del año próximo.

El traslado está motivado por los serios problemas económicos que auguraban una complicada situación para los organizadores a la hora de poner en marcha el torneo en el año próximo. Ni siquiera el dinero que ofreció a última hora el gobierno chileno fueron suficientes para garantizar la viabilidad del evento en 2015 ante la huida de los patrocinadores para los que el certamen viñamarino ha ido perdiendo interés en los últimos años.

La vía de la cesión

Sin embargo, aún queda un halo de esperanza para los aficionados chilenos al tenis. Según Jaime Fillol, ex presidente del torneo de Viña del Mar, afirma que la decisión adoptada es la mejor para los intereses de esos propios aficionados chilenos al tenis, toda vez que se el traslado se trata de una cesión de los derechos durante cinco años y en ningún momento de un traspaso definitivo. Quiere esto decir, que transcurridos esos cinco años (o incluso en un momento anterior a su conclusión), los organizadores actuales del torneo de Viña del Mar podrían recabar de la empresa organizadora la recuperación del torneo para Chile si las perspectivas económicas mejoran y se garantiza la viabilidad del torneo.

Según Fillol, la sensación, dejando a un lado la tristeza que este desplazamiento conlleva, es de pleno alivio pues existía el riesgo de perder la fecha definitivamente si el torneo no lograba organizarse para el mes de febrero de 2015. La cesión a Quito es una tranquilidad para Fillol en ese sentido.