“La Amenaza Fantasma”: las marcas y los monocromáticos

0
Uniformes a un sólo color de varios equipos
  • La iniciativa que comenzó a utilizarse en el Mundial de Brasil comienza a extenderse a los uniformes de los clubes
  • Los aficionados temen que esto no sea más que una estrategia que venga a acabar con los colores tradicionales en los clubes

Brasil 2014. Meses antes de su comienzo, las marcas de ropa deportiva más prestigiosas de todo el mundo, junto con las selecciones nacionales a las que sponsorizan técnicamente comienzan a presentar los uniformes que lucirán sus representados durante la Copa del Mundo FIFA de Brasil que se celebraría tan sólo unos meses más tarde.

Entre la expectación y la ansiedad de los aficionados por conocer los mismos, poco a poco se va desvelando una cierta inquietud, disfrazada en muchos casos de decepción y en otros de ira, respecto a los diseños que las diferentes firmas comerciales, como si siguieran un patrón común, presentan en sus selecciones.

Uniformes monocromáticos

Uno a uno fueron siendo presentado los nuevos uniformes de las diferentes selecciones equipadas por firmas tan prestigiosas como adidas, Nike, Puma, …. y todos ellos, aunque pueda resultar paradójico, guardaban un patrón común por lo general: las firmas comeciales se habían decidido por versiones monocromáticas que, lejos de gustar a los aficionados, comenzó a levantar la ira de los mismos ante la pérdida de la identidad de las selecciones respecto a sus colores tradicionales.

Así, España, que acudía como vigente Campeona del Mundo, actuaría completamente de rojo en su primera equipación, dejando el negro absoluto para la segunda. Alemania, a la postre vencedora, vestiría enteramente de blanco mientras que la segunda sería de un tono rojo-negro homogéneo. Ambas selecciones vestían adidas. Pero en las marcas rivales hacían los mismo con representantes como Portugal, Francia o Inglaterra.

¿Imposición de FIFA o marketing?

Ante tales diseños, los aficionados comenzaron a manifestar su disconformidad respecto a los mismos, presentando multitud de quejas y críticas a través de las redes sociales que sacó a la luz una pregunta: el diseño de los uniformes para Brasil 2014, ¿era una cuestión de marketing o una imposición de FIFA?

Las firmas comerciales rápidamente adujeron una imposición de la nueva normativa de la FIFA para tratar de contentar a las televisiones que tan generosamente le pagaban por los derechos del Mundial y que en más de una ocasión se habían quejado ante FIFA por la mala combinación de los colores de los uniformes a la hora de seguir el encuentro por televisión. Los aficionados temían. El marketing y los negocios estaban, nuevamente, acabando con una tradición en el fútbol, otra más: la de los colores.

“La Amenaza Fantasma”: la “moda” se extiende a los clubes

Con la disputa del Mundial de Fútbol de Brasil y su conclusión, el asunto quedó en una mera anécdota más que pasará a engrosar la historia de Brasil 2014: sería uno de los primeros mundiales donde las marcas, presionadas por FIFA, que a su vez estaba presionada por las televisiones, imponían el color a lucir en las selecciones nacionales. El asunto quedó ahí y no parecía que iba a tener mayor continuidad… al menos hasta ahora.

La llegada de las temporadas oficiales en los distintos campeonatos de clubes de fútbol sacó a la luz, nuevamente las indumentarias con las que los equipos competirían esta temporada. En las primeras equipaciones no hubo realmente mucha novedad en cuanto al riesgo a asumir por las firmas que, sin embargo, comenzaron a sembrar de dudas al aficionado al presentar las segundas y terceras equipaciones de esos clubes. Nuevamente las versiones monocromáticas hacían acto de presencia de modo casi unánime en todas las marcas y en todos los clubes. Nike, con el mismo template, alternaba los colores monocromáticos para sus clubes mientras que adidas hacía parte de lo mismo con clubes como el Bayern o el Chelsea que, aunque más disimuladamente, presentaban tonalidades monocromáticas casi de manera unánime.

El temor ha aparecido entre los aficionados. La no presencia ahora de un condicionante como el de FIFA a las marcas y selecciones en el Mundial hace creer a los mismos que aquella iniciativa se convierta en moda y que este lanzamiento de segundas y terceras equipaciones monocromáticas sea un banco de pruebas para acometer el asalto definitivo a las primeras equipaciones en el corto plazo por parte de las marcas, en lo que muchos critícan como una señal de falta de creatividad más que sufren las mismas desde hace tiempo. El temor a perder el color tradicional de sus uniformes ha comenzado a adueñarse en los seguidores de los clubes. El uso de colores monocromáticos se ha venido a convertir en “La Amenaza Fantasma” dentro del mundo de los uniformes.