Karabatic, encontrado culpable en el escándalo de las apuestas ilegales que sacude al balonmano francés

0

En el mes de septiembre del año pasado el balonmano francés se despertaba bajo la noticia de un presunto
escándalo de apuestas ilegales en el que uno de los clubes más
prestigiosos de Francia y del balonmano europeo, el Montpellier, era acusado de estar inmerso de lleno a través de varios de sus jugadores. Las sospechas se centran en la ‘extraña’
derrota que el Montpellier sufrió el pasado 12 de mayo de 2012 en el campeonato
liguero nacional ante el Cesson, uno de los clubes implicados en el descenso, por 31-28.


Las investigaciones se iniciaron tras la denuncia que la empresa pública
encargada de las loterías y pronósticos deportivos en Francia interpuso
por presuntas “apuestas anormales” con cantidades cuatro o cinco veces
superiores a lo que se podía esperar para un partido así. Ante esta
denuncia, la policía puso en marcha una entramada y compleja
investigación que dio como resultado la percatación de que varios
jugadores del equipo, entre los que se encuentran algunos
internacionales de la selección francesa campeona olímpica y del mundo en aquellos momentos,
como Nikola Karabatic, Samuel Honrubia y Acambray, estaban en el centro
del escándalo, motivo por el cual han sido llamados a declarar ante los
investigadores de la policía judicial de Montepellier al objeto de
esclarecer los hechos.

En el proceso, la policía llegó a aportar pruebas de que estos jugadores, junto con sus esposas, novias y miembros del cuerpo técnico, realizaron apuestas por importantes sumas de dinero en contra de la victoria de su club, apuestas que les reportaron más de 200.000 euros en premios.

El pasado miércoles, unos meses después de iniciar la investigación, la Liga Nacional Francesa de Balonmano, la LNH, ya tiene veredicto al respecto. Y el mismo ha concluido sancionar con seis partidos de suspensión a los hermanos Karabatic y a los otros cinco jugadores implicados en el escándalo.

A tal respecto, y al margen de las posibles consecuencias que desde el punto de vista jurídico pueda desembocar la resolución del caso, en el que están implicadas un total de 13 personas, la comisión de disciplina de la LNH ha determinado que existen elementos lo suficientemente objetivos como para declarar a los jugadores afectados culpables de haber participado, de una manera directa o a través de terceras personas, en el escándalo de las apuestas ilegales que desde hace más de medio año sacude a uno de los balonmanos más importantes de Europa.

La LNH considera que los hechos reprochados son de una gravedad extrema, constituyendo un comportamiento que no se ajusta a los principios y reglas deontológicas defendidos en la práctica del balonmano por dicha institución, atentando gravemente a los valores de la misma.

El conjunto galo no dudó en tomar cartas en el asunto de manera inmediata. Así, Luka y Nikola Karabatic fueron traspasados de manera inmediata al Aix-en-Provence; Primoz Prost fue despedido de forma instantánea del club; Samuel Honrubia y Mladen Bojinovic fueron transferidos al PSG y tan sólo Issam Tej y Dragan Gajic se mantienen aún en el club.