• El jugador cree que existen órdenes directas dentro de la NFL para que ninguna franquicia se haga con sus servicios a pesar de ser agente libre.

Ya es oficial. Aunque llevaba tiempo rumoreándose en los mentideros de la NFL dicha posibilidad, el mariscal de campo Colin Kaepernick ha confirmado, de manera oficial, que ha interpuesto una demanda ante los tribunales de justicia norteamericanos por la situación que atraviesa y a la que culpa directamente a la propia organización.

Sin equipo

Kaepernick ha presentado hace tan solo unas horas una denuncia contra los dueños de la NFL a los que acusa directamente de conspirar para que el jugador no sea fichado por ninguna de las franquicias que disputan la liga.

Así lo ha manifestado su abogado, Mark Geragos, que ha confirmado que el jugador no ha presentado la denuncia a través de la Asociación de Jugadores de la NFLNFLPA, sino que lo ha hecho contratando sus servicios dada la experiencia de este profesional en clientes de alto perfil como Jeremy Mayfield, ex piloto de la NASCAR o el músico Chris Brown.

¿Represalias?

Colin Kaepernick es la cabeza visible de un movimiento iniciado hace ahora algo más de un año contra la violencia racial de la policía norteamericana y que ha metido de lleno a la NFL en una de sus mayores crisis institucionales de las últimas décadas. El jugador atrajo  la atención mundial cuando se arrodilló durante el himno de los Estados Unidos en la pretemporada del año 2016, provocando un movimiento dentro de la propia NFL que amenaza seriamente a la organización además de fuertes críticas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Este hecho, y según el abogado del jugador, habría sido el detonante para que los propietarios de la NFL y la propia organización conspiraran para privar al mariscal de campo de sus derechos de empleo en respuesta a su liderazgo y activismo a favor de la igualdad y la justicia social en los Estados Unidos.

Kaepernick lleva sin equipo desde que pusiera fin a su contrato con los 49ers en marzo de este año. Se da la circunstancia de que algunos equipos como los Titans o los Raven, que necesitaban la figura de un quarterback, optaron por vías alternativas antes que proceder a la contratación de Kaepernick, al que ni tan siquiera llamaron para sondear la posibilidad de su incorporación.