Joakim Noah demanda a Le Coq Sportif

0

Octubre de 2013. Marketing Deportivo MD adelanta en exclusiva la más que probable salida de Joachim Noah, uno de los baluartes del baloncesto francés, figura clave en unos Bulls sin Derrick Rose, de la que había sido su marca hasta entonces, la firma también francesa Le Coq Sportif, para desembarcar en la marca de las tres tiras, la multinacional alemana adidas.

Joachim Noah, que había estado vistiendo productos de la marca gala desde prácticamente sus inicios en el mundo del baloncesto estaba más que dispuesto a dejarse llevar por los cantos de sirena que procedían de la firma adidas, patrocinadora de la NBA, que con sus millones pretendía ocupar el importante descolchón que el caso Rose estaba deparando en la multinacional dentro del universo NBA en cuanto a su estrategia de patrocinio deportivo se refiere.

Y el cese de las relaciones se concretó tan sólo unos días después cuando la propia firma germana daba la bienvenida a Noah a su plantel de embajadores. Un final que, aparentemente, había sido del todo normal, teniendo en cuenta la normalidad que puede haber en este tipo de relaciones cuando se pone fin a una unión contractual.

Sin embargo, esa normalidad parece ser que no fue tan corriente como en principio pudo presuponerse. Y ahora, más de medio año después, el jugador galo ha interpuesto una demanda contra la que fue su marca durante años amparándose en dos pilares básicos. El primero, por un aspecto puramente pecuniario. Desde la ruptura, la firma gala adeuda al jugador francés parte de sus emolumentos como embajador de Le Coq Sportif de la última etapa, algo que aún no ha finiquitado y por lo que el crack de los Bulls ha decidido poner el asunto en manos judiciales para tratar de resolver el mismo.

El segundo, algo más intangible de demostrar. Como complemento a la demanda anterior, el jugador exige a Le Coq Sportif una indemnización por considerar que la marca, a través de sus zapatillas, ha sido la causante de la fascitis plantar que ha tenido al galo apartado de las pistas de juego durante diferentes periodos de tiempo en los últimos meses, algo que Noah está convencido que ha sido provocado por las zapatillas de Le Coq Sportif.

La firma trata por todos los medios de dar agilidad a la resolución de este contencioso, sobre todo en lo concerniente al segundo punto de su demanda. La sóla noticia de esa acusación de Noah hacia sus productos es un lastre para la imagen de la marca que teme que la misma provoque un importante daño a dicha imagen y a la de sus productos. Una relación bien avenida que finalmente tendrá un punto y final no tan agradable para las partes.