Jeremy Lin es la gran esperanza de la industria automovilística China

0

La cada vez más decaída industria china del automóvil ha puesto todas sus esperanzas en el joven Jeremy Lin, tras el acuerdo alcanzado por éste (su primer gran acuerdo) para convertirse en la imagen de Volvo en el país asiático.

Parecía que no iba a llegar, pero sí. La economía china está dando los primeros síntomas de agotamiento y lo hace ante el primer indicador fiable: la industria automovilística. La otrora exultante industria china del automóvil veía con preocupación como primero en los Estados Unidos y después en Europa, la industria del automóvil sufría fuertemente las consecuencias de la crisis. Y el peor de los temores para ellos se ha cumplido. Ese agotamiento, esa debilidad, se ha contagiado al país asiático.

Según los expertos, varias son las causas que pueden haber dado lugar a esta incipiente caída de la industria automovilística: la primera, la finalización del programa del gobierno chino de concesión de ayudas a los ciudadanos para la adquisición de vehículos, un programa que potenció exponencialmente la compra de automóviles entre la población china hasta límites insospechados. Así, con la finalización de este programa, el robusto sector del automóvil de lujo pasó de unas demanda muy fuerte a una situación “sólo” de demanda fuerte. Pero no sólo el cese de estos incentivos ha sido el desencadenante de la situación. La decisión de las autoridades chinas de poner cada vez más trabajas al establecimiento y apertura de nuevas fábricas de firmas automovilísticas extranjeras en China en contra de la postura inicial que favoreció la llegada de muchas grandes industrias del automóvil al país, ha supuesto un duro golpe también a compañías como BMW, Ford o Toyota.

Así las cosas, la noticia del acuerdo alcanzado por Volvo con la joven estrella de los New York Nicks Jeremy Lin, ha supuesto poco menos que la llegada del anunciado mesías a la industria del automóvil en China, que tienen puestas todas las esperanzas que sólo con la imagen del joven jugador se potencie y se reavive nuvamente la demanda de automóviles en el país. Para ello, mucho tendrá que decir la firma que lo ha “fichado” como imagen o brand ambassador, Volvo, pues en su política y en su saber explotar dicha imagen tienen depositadas actualmente todas las esperanzas la cada vez más herida industria del automóvil en China.