Jeremy Lin: el nuevo gran negocio de la NBA

0

El nuevo gran fenómeno de la NBA se llama Jeremy Lin: un jugador de origen asiático-americano como a él le gusta que le denominen, dotado de una habilidad y unas cualidades innatas para el deporte de la canasta.
Y así lo demuestra cada partido en la NBA, donde cuenta sus pocas actuaciones aún con sonoros éxitos. Pero el de Lin es nuevamente un caso que traspasa las barreras meramente deportivas. El joven Jeremy Lin, a sus 23 años, se ha convertido en un fenómeno no sólamente deportivo, sino en un fenómeno a nivel empresarial.

El joven Lin poco podía pensar que acabaría siendo una auténtica estrella de la NBA con apenas cinco partidos disputados cuando fue cortado, antes de que los Nicks le dieran una oportunidad, por los Warriors de Golden State y los Rockets de Houston (que por cierto, se deben estar tirando de los pelos). Y mucho menos se podían esperar en su propio club, los New York Nicks, que tuvieran en sus manos a la nueva perla de la NBA. Pero sus actuaciones en apenas cinco partidos ha supuesto una auténtica revolución en el mundo baloncestistico mundial. Se presentó en sociedad en un partido ante los Nets en el que ya apuntó algo de sus extraordinarias cualidades con 25 puntos y 7 asistencias en la victoria de su equipo. Lo que muchos apuntaron como “la suerte del novato”, tuvo continuidad en los siguientes partidos en los que ha promediado más de 20 puntos por partido y más de 10 asistencias.

Pero, como decimos, no sólo a nivel deportivo se ha generado una enorme expectación. A nivel empresarial, Lin es un diamante en bruto. Pero, ¿por qué motivo se pelean las empresas y marcas comerciales por un jugador, de apenas 23 años, recién aterrizado en la NBA, y que dos equipos no quisieron porque no vieron en él un futuro al menos prometedor en la liga? Pues quizás la respuesta la tengamos en estos datos:

– Para comenzar, en apenas una semana su cuenta en twitter  ha triplicado el número de seguidores, muchos procedentes de la gran China. Ni que decir tiene que en Weibo, el twitter chino, los seguidores se disparan y se cuentan por cientos de miles.

– Las cadenas de TV asiáticas se pelean por ofrecer en directo los encuentros de Lin para el continente asiático.

– Las tiendas oficiales de la ciudad no dan abasto a la hora de reponer merchandising de Lin y la tienda oficial NBA.com, vende a miles camisetas de los Nicks con el nombre de Lin y su famoso número 17.

– El interés de China y sus ciudadanos por la NBA ha resurgido de una situación que en la NBA comenzaba a preocupar, tras la retirada de su emblema Yao Ming, por lo que el mercado del gigante asiático vuelve nuevamente a ocupar un target importante para la NBA.  

Tomando como base estas consideraciones, las cifras que se barajan como consecuencias de la explosión del jugador de los Nicks si continua con la progresión demostrada son, cuanto menos, impactantes. La NBA lo tiene como el nuevo ‘diamante a pulir’: tan sólo en ingresos en China, la NBA tiene previsto incrementar sus ingresos por derechos internacionales en el país asiático en una horquilla que rondaría entre los 25 y los 75 millones de euros. Y esto solo en lo referente a derechos de emisión, sin contar con la parte proporcional que ingresaría en términos de imagen del jugador y merchandising.

Pero también los Nicks se verán enormemente beneficiados de este boom. Una franquicia que al comienzo de temporada pocos daban un duro porque estuviera en los playoffs, hoy día poca gente la situa fuera de los mismos. Lo cual se traduce en un incremento en sus ingresos en torno a los 15-20 millones de euros, algo inimaginable antes de comenzar esta temporada, como consecuencia de los ingresos que vendrán de un incremento del público asistente al pabellón; un incremento por marketing y promoción; un incremento procedentes de los derechos para medios de comunicación y un incremento de los derechos procedentes de nuevos sponsors que quieren unirse a la franquicia. 

Pero, ¿y qué pasa con el jugador? pues también evidentemente tendrá una repercusión en la hasta ahora escasa economía del jugador, que ya no tendrá que dormir más en el sofá de su hermano como tantas veces ha dicho en más de una entrevista. Sus ingresos en los Nicks han pasado, con sus actuaciones, a ser de unos 800.000 euros anuales. Y es evidente, que si continua con esta progresión, su retribuciones subirán sustancialmente para la próxima temporada. Pero además, con su enorme potencial en China, las marcas y firmas deportivas se están disputando al nuevo talento de la NBA, llegando rumores de grandes contratos puestos encima de la mesa del jugador por compañías tan importantes como Adidas y Nike con cifras de más de 8 ceros.

Y por último, la economía de las empresas de Nueva York, que han visto un auténtico filón y un salvavida para sus maltrechas arcas en la figura de Lin, incrementándose sus ventas relacionadas con sus productos de manera exponencial.

En definitiva, Jeremy Lin, con tan sólo 5 partidos en la NBA, se ha convertido más que probablemente en el deportista que más expectativas a nivel deportivo y empresarial haya generado en sus comienzos. El tiempo dará y quitará razones.