Jason Colllins, primer NBA que reconoció ser gay, no encuentra equipo para la temporada que viene

0
18

Ya hemos hablado, y mucho, en este mismo espacio del primer gran deportista de un deporte importante dentro de los Estados Unidos en reconocer abiertamente, estando aún en activo, su condición homosexual. Este deportista es Jason Collins, desde entonces uno de los principales embajadores de Nike para tratar de meter el diente a ese enorme trozo de pastel en el que se ha convertido el coletivo gay para las grandes firmas comerciales de ropa deportiva.

Sin embargo, hoy Jason Collins no es noticia por estar presente en este o aquel acto o haber firmado tal o cual acuerdo de patrocinio. Hoy Jason Collins es noticia porque, a día de hoy, sigue sin equipo para la próxima temporada, hecho éste que ha disparado los rumores que especulan acerca de si su reconocida declaración no habrá supuesto un lastre sumamente importante para la conservadora sociedad norteamericana, y por extensión, para el deporte de aquel país.

Con los datos en la mano, los problemas de Collins para encontrar equipo para la próxima temporada no dejarían de ser los propios de un jugador en el ocaso de su carrera, con 34 años a sus espaldas, y que en las últimas temporadas ha promediado una media de no más de 3,6 puntos y 3,8 rebotes por encuentro en su última temporada en los Washington Wizards. Pero no falta quién quiere ver más allá de los fríos y objetivos datos y considerar que, tras esta dificultad de Collins para acomodarse en una nueva franquicia está su abierta declaración como homosexual.

Esta postura, que cuenta con una importante corriente de seguidores, contrasta sin embargo con las enormes muestras de apoyo recibidas por el jugador en su momento por parte de personalidades de fuera y de dentro del baloncesto. Así, jugadores como Kobe Bryant o Kevin Durant manifestaron públicamente todo su apoyo a Collins tras su declaración. Incluso el presidente Barack Obama telefoneó a Collins para felicitarlo por su decisión.

“Me llamo Jason Collins. Soy un pivot de la NBA, tengo 34 años, soy negro y soy gay”. No sabemos si estas palabras, recogidas en la exclusiva de Sports Illustrated y con las que el jugador declaraba al mundo su homosexualidad, estarán pasando factura de manera indirecta al jugador o, como defienden otros, los problemas de Collins no son más que los propios de un jugador de su edad que presenta unos números como los suyos.

Por de pronto, y según el Daily News, tan sólo los Brooklyn Nets estarían planteándose hacer una oferta por el jugador a día de hoy.