Interlagos no quiere perder su Gran Premio de Fórmula Uno

0

Tradicionalmente, desde hace ya varios años, el circuito brasileño de Interlagos en Sao Paulo es el último Gran Premio de la temporada de Fórmula Uno, con el que se pone a la misma. Sin embargo, unas manifestaciones realizadas por Bernie Ecclestone en julio del año pasado afirmando que era más que probable que Brasil cambiara de circuito para la celebración de su Gran Premio puso en alerta a las autoridades gubernativas de la ciudad.

Ecclestone llegó a decir que estaba trabajando para que Río de Janeiro tomara el relevo a Sao Paulo como nuevo organizador del último Gran Premio de la temporada en la Fórmula Uno, por lo que el tradicional circuito de Interlagos se quedaría sin uno de los acontecimientos más importantes de Brasil.

Este serio aviso, fundamentado y motivado por Ecclestone en las enormes dificultades económicas que Sao Paulo y sus organizadores presentaban para hacer frente, económicamente, a las necesidades que la organización del evento suponía así como al canon que la FIA exige a cualquier circuito que está dentro del calendario, alertaron a las autoridades de Sao Paulo que, por primera vez, vieron realmente en peligro la organización del evento que, como decimos, de manera tradicional viene poniendo fin a la temporada dentro de la Fórmula Uno.

Así las cosas, desde entonces las máximas autoridades de gobierno de Sao Paulo así como los máximos responsables de la organización del Gran Premio, se han puesto manos a la obra para obtener las garantías suficientes que permitan hacer frente a las exigencias de Ecclestone. Así, en una carta remitida por el propio alcalde de la ciudad, se ha garantizado a Ecclestone la renovación total de las instalaciones, una de las premisas que puso Ecclestone para continuar celebrando allí el último Gran Premio de la temporada.

En caso de no poder acometer esta renovación, Ecclestone se llevaría el Gran Premio a Río de Janeiro, cuyo circuito ya acogió el Gran Premio de Brasil durante la década de los 80 del siglo pasado, antes de pasar precisamente a Sao Paulo.