Casillas vuelve a gestionar su patrimonio “recuperando” Ikerca

0

No están siendo buenos momentos los que vive el portero internacional del Real Madrid. Y es que los últimos meses no han debido de ser fáciles para el guardameta madridista que ha visto como una inoportuna lesión le alejaba de la titularidad de la portería del Real Madrid, titularidad que aún no ha recuperado por las buenas actuaciones de su sustituto, Diego López, y cuya suplencia amenaza también su titularidad al frente de la Selección Española, actual campeona del mundo, en su participación en el próximo Mundial de Brasil 2014.

Pero los duros momentos no se han circunscrito de manera exclusiva al ámbito deportivo. Así, a nivel extradeportivo, el jugador ha vivido también una situación algo más que complicada en el que la familia, los negocios y la gestión de su patrimonio se han convertido, seguramente, en objeto de desvelo en el cancerbero blanco.

Así, tal y como adelanta el diario El País, el guardameta madridista ha puesto fin a un conflicto con sus padres que se remonta al final de la pasada Eurocopa del año 2012, que vio nuevamente levantar el trofeo al entonces insustituible portero de la Selección Española y del Real Madrid que coronaba, otra vez, a España como Campeona de Europa. La historia pone de manifiesto, una vez más, la complicada relación que se establece entre los padres y los hijos cuando éstos alcanzan el estrellato en el ámbito del mundo del deporte en este caso. Dentro del mundo del deporte, se da un patrón casi común en todas las grandes figuras. Durante años, los padres se han desvivido por sus hijos para que logren alcanzar sus metas, sus objetivos, para que lleguen, en definitiva, a la cumbre. Y cuando éstos, los hijos, lo consiguen, por confianza, por agradecimiento, por una cuestión casi “natural”, la mayor parte de las veces los hijos depositan en sus padres las labores de representación y/o, como es el caso, de gestión de su patrimonio. El caso de Iker Casillas no es especial en este sentido sino más bien una corroboración de una tendencia casi idéntica en muchas estrellas dentro del mundo del deporte.

A tal fin, Iker Casillas creó con sus padres la sociedad Ikerca, S.L., destinada a la gestión de los derechos de imagen y gestión del patrimonio del jugador, y a la cabeza de la cual puso a ambos progetinores, que cesaron sus relaciones laborales que en ese momento tenían para dedicarse, en cuerpo y alma, a una nueva andadura junto a su hijo: la gestión de su patrimonio. En este sentido, y desde su creación, la sociedad de Iker Casillas y sus padres logró acumular un patrimonio de más de 13 millones de euros según el diario El País fruto, como decimos, de la gestión de lo que el jugador ingresaba por derechos de imagen y de la administración de su patrimonio personal. Desde ese momento, los padres de Casillas se convierten en los gestores de una sociedad que tiene como objetivo rentabilizar al máximo los logros que el jugador iba obteniendo a nivel deportivo y que repercutían, indudablemente, en su imagen de marca y en lo que con ella se podía obtener.

Sin embargo, todo cambió a la conclusión de la pasada Eurocopa. Según El País, la relación de Iker con sus padres se había ido enfriando de tal manera que éste pretendía dar un giro a su relación ‘profesional’ con sus progenitores que tendría, como punto y final, la recuperación de la gestión de Ikerca para darle una nueva reorientación a su gestión. Este gesto, que agrietó aún más las relaciones familiares entre los Casillas, algo deterioradas según el diario, puso en marcha un complejo entramado de negociaciones entre padres e hijo al fin de alcanzar, a la mayor brevedad posible, un acuerdo satisfactorio entre las partes. No obstante, y a pesar de sus intenciones, el proceso se dilató en el tiempo de tal manera que fue imposible mantener, como era intención del jugador, en privado este asunto, un tema algo espinoso del que pretendía se llevara lo más en secreto posible.

Finalmente, y casi un año después, Iker Casillas ha alcanzado un acuerdo con sus padres para desvincular a estos totalmente de la gestión de Ikerca, lo que le dará al cancerbero la oportunidad deseada de reorientar la misma bajo una nueva dirección. Pero el asunto no le ha salido nada barato al portero del Real Madrid, que tendrá que abonar, en virtud del acuerdo alcanzado, el 40% del valor de la sociedad que compartían además de varios inmuebles pertenecientes a dicha sociedad. Ese 40%, alrededor de cinco millones de euros, ha sido el peaje que Casillas tendrá que abonar a sus propios padres para recuperar la gestión de una sociedad que, por complicado y extraño que parezca el asunto, se encarga de la gestión de los derechos de imagen que el propio jugador genera y administrar el dinero procedente que los mismos, esos derechos de imagen, aportan a las cuentas del jugador fruto de los acuerdos comerciales que a nivel personal tiene con las diferentes marcas y compañías interesadas en el crack madridista.

Se pone así punto y final a una historia que, como decimos, ni es nueva ni será la última dentro del mundo del deporte en la gestión del patrimonio de estrellas del mismo por parte de sus progenitores, lo que llega a plantear nuevamente la oportunidad o no de asignar la administración del mismo a padres, hermanos y otros familiares visto, sobre todo, el alto coste que a la larga esto puede suponer para las relaciones fraternales y familiares entre los miembros de una misma familia.