Howard y su dilema con los sponsors comerciales

0
Howard y su dilema con los sponsors comerciales
  • Las marcas comerciales se han comenzado a fijar en la enorme figura del guardameta norteamericano gracias a sus portentosas actuaciones en Brasil 2014

Brasil 2014 se está revelando como un enorme escaparate donde gran parte del protagonismo lo están acaparando en estas semanas de competición el excelente nivel que están mostrando los porteros de las distintas selecciones que les está propiciando un no menos interesante atractivo no sólo a efectos de posibles nuevos destinos deportivos sino, además, a nivel comercial, con un indeterminado número de firmas y marcas comeciales que comienzan a llamar a las puertas de sus representantes para interesarse por su situación comercial y la posibilidad de vincular su imagen a la de esos guardametas.

Uno de los que más ha llamado la atención en este sentido es el cancerbero de la selección estadounidense de fútbol, Tim Howard, el excelente guardamenta del Everton británico que ha cuajado un excelso campeonato hasta la eliminación de su selección y que con sus actuaciones ha evitado más de una goleada en contra hacia la selección estaodunidense.

Este hecho, unido al cada vez más pujante deporte del fútbol (el soccer como lo conocen) en los Estados Unidos, ha generado un creciente interés en marcas y firmas comerciales por incorporar al guardameta a su equipo de embajadores.

Howard, un diamante en bruto con un Talón de Aquiles

Así, como decimos, gracias a sus actuaciones con la Selección USA que ha disputado el Mundial de Brasil 2014 hasta la ronda de octavos de final, Howard se ha convertido en un importante ídolo para los aún imberbes (en esto del fútbol) aficionados norteamericanos, un hecho que no ha pasado desapercibido para las marcas comerciales de aquel país, que rápidamente se han interesado por la situación contractual a nivel comercial del jugador.

Pero este inusitado y creciente interés tanto por el soccer como por Tim Howard que han comenzado a mostrar los aficionados estaodunidenses, y que le ha conferido un enorme valor y atractivo comercial para las compañías para unir su marca a la del jugado y sacar así el mayor rendiiento posible, tiene un importante Talón de Aquiles.

Howard, ese héroe desconocido en USA

Paradojicamente a todo esto que estamos comentando, Tim Howard era, es y será, antes, y después del Mundial, un auténtico desconocido en los Estados Unidos, hecho éste que se convierte en un importante obstáculo para las marcas comerciales a la hora de elegir embajador.

Tim Howard ha adquirido una relevancia más que interesante durante todo este Mundial de Brasil. Pero antes de su disputa era un completo desconocido en los Estados Unidos. Así, Howard tan sólo tenía como gran apuesta en lo comercial el apoyo de la multinacional norteamericana Nike, que en un nuevo guiño hacia el norteamericano, ha sido el único que aparece en las campañas #RiskEverything y #TheLastGame de la multinacional de Oregon. Sin embargo, lejos de Nike, las marcas asociadas al jugador pueden contarse con los desdos de una mano.

Pero, ¿cuál es el motivo de este desinterés de las marcas por un deportista del potencial de Howard? Y para buscar y encontrar ese verdadero motivo no tenemos más que ver un detalle: Howard no juega en los Estados Unidos, es decir, desarrolla su carrera profesional muy lejos de allí, en territorio británico, en el Everton inglés. 

Ello motivó que hasta el pasado lunes, antes del encuentro ante Bélgica (podríamos extenderlo hasta antes incluso del inicio del Mundial) Howard era desconocido en su país. Sin embargo, todo cambió con la eliminación estadounidense. Los americanos se dieron cuenta que tienen a una grandísima estrella en su portería, un tipo con aire fresco, con la cabeza completamente afeitada, barba funky tatuajes por todo el cuerpo y que se convirtió en el verdadero protagonista del encuentro de octavos ante Bélgica al evitar una goleada con sus paradas. Su cuenta en Twitter, que apenas tenía relevancia, pasó de apenas un puñado de seguidores a más de 522.000 después del encuentro. Durante el partido, su nombre fue el más tuiteado con más de 1,8 millones de menciones. Sus tweets tuvieron más retweets durante el torneo que el de cualquier otro jugador norteamericano. En definitiva, había nacido una estrella.

Una difícil decisión

Howard representa los valores que buscan los estadounidenses, pero sobre todo, las marcas comerciales: trabajo, sacrificio, entrega, nunca darse por vencido y humildad. Las firmas comenzaron a llamar a su puerta y a la de su representante pero cuando todo parecía de color de rosa, la cosa se paró: el hecho de jugar en el Everton, a miles de kilómetros de los Estados Unidos, hacía replantear a las mismas si era bueno realizar una inversión en un jugador que pasaría la mayor parte del año fuera del país, por lo que la activación de su relación con la marca sería casi nula por muchas campañas que se lanzaran. En definitiva, su exposición en el mercado norteamericano sería casi nula, restringida a sus convocatorias con la selección estadounidense cuando esta jugara.

El soccer se va abriendo camino, cada vez más. Pero todavía será considerado como uno de los deportes menores. De hecho, la enorme repercusión obtenida durante este Mundial pasará a un segundo plano nada más dé comienzo la pretemporada en la NFL según los expertos, que vaticinan que los americanos se centran en los deportes americanos. Y el soccer, todavía, no lo es.

La única posibilidad de explotar su imagen junto a la de las grandes marcas a nivel comercial sería renunciar a su contrato en el Everton, en una competición de primera línea como la Premier League, para irse a jugar a la MLS, una liga aún en su etapa de desarrollo y donde su ahora mediática figura pasaría en pocos meses al ostracismo. ¿Estaría dispuesto Howard a dilapidar su carrera en Europa por sus acuerdos comerciales? Todo hace indicar que no y que, como a muchas estrellas del deporte norteamericano que sólo pisan suelo estadounidense para defender a su país con la selección USA, deberá ponderar qué es lo que más le conviene: si negocios o su carrera deportiva.