Historias de superación que motivan al mundo

0
Scholl

El mundo del deporte está lleno de historias de superación. Historias de motivación de deportistas extraordinarios, de atletas que sirven de inspiración para personas que afrontan el día a día con retos por superar que son capaces de elevar dichas historias a la categoría de las grandes gestas.

Sólo así se explican cómo un triatleta ciego es capaz de superar sus barreras y competir al máximo nivel en uno de los deportes más duros que puedan existir: el triatlon. Que una chica diabética sea capaz de superar carreras de cientos de kilómetros o que alguien vuelva a competir por todo lo alto después de dejarlo todo para lograr el oro olímpico. Tres historias de superación con tres protagonistas con nombre propio: José Luis GarcíaBea GarcíaRuth Beitia, que han querido compartir sus hazañas con todos aquellos que se enfrentan a la vida como un reto a superar.

José Luis García, Triatleta Paralímpico

Una de las últimas competiciones deportivas que vio José Luis García antes de perder la vista fue una prueba de triatlón. Apenas unos meses después perdía la visión. Pero en aquel instante supo que eso era lo que quería hacer y que nada ni nadie, por muy grande que fuera el obstáculo, lo podrían impedir.

José Luis no dejó que su ceguera le impidiera llegar hasta donde siempre quiso, a competir al máximo nivel. Lo mejor, en palabras suyas, “saber que lo has dado todo”. Y todo gracias a un buen material, un buen equipo pero sobre todo a una determinación por lograr sus sueños que le han llevado en más de una ocasión a lo más alto del podium.

Bea García, la diabética que corre los 4 Deserts

250 kilómetros por los cuatro desiertos con los climas más extremos del planeta: el Sáhara, en Egipto; la Antártida; el Gobi en China Atacama en Chile. Para cualquiera, una prueba ni siquiera imaginable de superar. Para una persona diabética, poco menos que imposible. Sin embargo, Bea García convirtió su reto en inspiración y no paró hasta convertirse en la primera mujer española en superar esta prueba. Ni la diabetes logró frenar sus ansias de afrontar y conseguir su sueño. Confianza y esfuerzo pero sobre todo, constancia y tenacidad, fueron las claves que le permitieron encarar y superar sus metas.

Ruth Beitia, de retirada al oro olímpico

Afrontó los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como su epílogo ideal a una carrera más que exitosa. Sin embargo, después de unos años retirada, vio que lo suyo era la competición y decidió volver a competir profesionalmente para conseguir hacer aún más grande y brillante su carrera con un reto que habría echado para atrás a más de uno: competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, con 37 años de edad y con el objetivo de subir a lo más alto del podium.

Lo que para muchos hubiera sido poco menos que un muro infranqueable, la saltadora lo consiguió y por partida doble: participó en Río 2016, el primero de sus objetivos, y logró lo que pocos habrían imaginado: conseguir el oro olímpico en la que esta vez sí será su última participación en unos Juegos Olímpicos. Trabajo, entrega y la confianza y seguridad que le transmite el contar con un buen material técnico que le permite competir al máximo nivel.

Tres historias de retos, de gestas y de superación. Tres historias de motivación que tienen un elemento protagonista común: el apoyo de Scholl a cada uno de ellos con su campaña #Gánate. Las Plantillas Gel Activ Sport de Scholl generan hasta un 30% menos de impacto y ayudan a reducir sobremanera la presión que se ejerce sobre las articulaciones a la vez de ofrecer una mayor comodidad.

Puedes encontrar más información en YouTube y Facebook.