Heineken o como arruinar una genial idea

1

La campaña lanzada por Heineken, patrocinador oficial de la Champions League, en España, es un claro ejemplo de cómo una magnífica idea, que probablemente habría tenido una enorme repercusión en las redes sociales, se puede arruinar en el último instante con una inoportuna decisión.

Heineken, patrocinador oficial de la Champions League, ha puesto en marcha en España una divertidísima experiencia en la que tres supuestos (hay muchas dudas en las redes acerca de si son o no actores contratados) personajes anónimos son sometidos a una prueba de fuego para conseguir uno de sus grandes objetivos: estar presentes en la próxima Final de la Champions League a celebrar en Lisboa el próximo 24 de mayo.

Coincidiendo con la presencia de dos equipos españoles en la ronda de semifinales de la Champions League, uno de sus principales patrocinadores, Heineken, se ha desplazado hasta el centro de Madrid para poner a prueba a tres inocentes jóvenes que acuden a una terraza de un bar junto con sus respectivas parejas para someterlos a una prueba de fuego: ¿dejarías plantada en el bar a tu novia por conseguir una de las entradas de la Champions League?

A través de una serie de pruebas, Heineken pone a prueba a los tres elegidos de los que tan sólo uno puede conseguir la entrada final. Aunque divertidísimo, las redes ya han puesto en duda de que realmente sean personajes anónimos y elegidos al azar y no actores los que han llevado a cabo esta nueva experiencia Heineken, un hecho éste que probablemente le habría grajeado a Heineken mayor repercusión en las redes de haber elegido a esos personajes reales, anónimos, y no a actores para el spot.

Y ese es el gran problema de Heineken. Su spot está siendo muy comentado en las redes sociales pero no precisamente en términos positivos sino criticando abiertamente que se haya elegido actores para lanzar una estrategia en la que venden, supuestamente, la puesta en marcha de la acción con tres desconocidos.


  • La idea del anuncio es genial, pero si son actores pierde todo el sentido. La 'gracia' del asunto es el pillar desprevenida a gente normal y poder hacerles entrar en dicho compromiso (lo de la novia) para lograr la entrada de la final de la Champions.