Guerra fría en el Arsenal

0
Kroenke Usmanov
La guerra entre los dos máximos accionistas ha llevado la guerra fría al Arsenal
  • El estadounidense Stan Kroenke, máximo accionista del club británico, quiere expulsar definitivamente del accionariado del mismo al ruso Alisher Usmanov, dueño del 30% del Arsenal.

La guerra fría ruso-estadounidense está a punto de vivir un nuevo episodio aunque en esta ocasión dentro del mundo del fútbol. El actual accionista mayoritario del club londinense, el estadounidense Stan Kroenke, dueño de más del 60% de las acciones de la entidad británica, ha hecho una oferta irrechazable a Alisher Usmanov para adquirir el 30% que tiene en su propiedad.

Una proposición indecente

Kroenke, dueño del 66,8% de las acciones del Arsenal, ha hecho una oferta a Usmanov para adquirir el 30,4% de los valores que posee el ruso, de algo más de 590 millones de euros, alrededor de 525 millones de libras.

De cerrarse la operación supondría que el norteamericano habría pagado algo más de 30.000 euros por acción, una cantidad que ha puesto sobre la mesa el estadounidense para acabar de manera definitiva con la presencia de Usmanov en el accionariado del club de Londres.

Dueño total

Con dicha operación, Kroenke se haría con un 97% del total de las acciones del club y lo convertiría en dueño absoluto de la entidad, una posición que ha intentado conquistar desde prácticamente su llegada al club, allá por el año 2007.

La situación no es para nada nueva. Hace tan solo unos meses fue Usmanov el que ofreció casi 1.200 millones de euros por todas las acciones de Kroenke, una oferta que el norteamericano ni siquiera analizó y que denota la enorme tensión existente entre ambas partes

La preocupación no es solo suya. Los aficionados británicos temen que la llegada al máximo accionariado de Kroenke suponga la transformación de la entidad en poco menos que una empresa privada cuya sede se ubicaría en un paraíso fiscal como es Delawere, donde tiene la sede una de las compañías de KroenkeKroenke KSE, y lo que permitiría al estadounidense evitar rendir cuentas ante sus aficionados.