Griffin III, nuevo peón en el tablero de la partida Nike – Adidas

0

La guerra Nike – Adidas adquiere una nueva dimensión en la NFL con la llegada de Robert Griffin III. Ya os conté ayer como el guiño que el nuevo novato en la NFL quiso hacer a Adidas tapando el logo de Nike con la palabra Heart provocó el efecto contrario, que la exposición de Nike como consecuencia de esta acción se elevara hasta límites insospechados.

Pero este hecho no es más que una arista más en la guerra encarnizada que en todos los deportes mantienen los dos gigantes de la ropa deportiva, Nike y Adidas, ahora trasladada a la NFL. Y es que en Nike no están nada contentos con la decisión de la liga norteamericana de permitir a los jugadores utilizar un segundo nombre o palabra en su camiseta. Me explico. Hasta ahora, la NFL sólo permitía a los jugadores un único nombre, no compuesto, para ubicar en la camiseta del jugador que permitiera identificarlo. Por ejemplo, Peyton Manning lucía en su camiseta tan sólo “Manning”, no podía escribir “Peyton Manning” o “P. Manning” o “Peyton M.” o cualquier otra combinación que se os ocurra.

Sin embargo, a partir de la presente temporada, la liga ha autorizado a los jugadores la posibilidad de añadir una segunda palabra en su nombre. Y esto es lo que tiene indignada a Nike, actual sponsor técnico de las 32 franquicias de la Liga. La guerra total en este aspecto la ha desencadenado el considerado número dos del pasado draft y al que muchos consideran que será una de las grandes estrellas de la NFL, Robert Griffin III, jugador de los Whashington RedSkins. Todos sabéis que Robert Griffin III es un jugador Adidas, fichado a toda velocidad en una acción relámpago en la que estuvo muchísimo más ágil e intuitiva que su rival Nike. Pero, ¿por qué está indignada Nike?

Por una acción que para muchos probablemente os haya pasado desapercibida. Una de las primeras iniciativas de Adidas nada más “adquirir” la imagen de Griffin III para su portfolio particular de embajadores de la marca, fue la de alterar su nombre. Como sabéis, Robert Griffin III podría escribirse de muchas maneras: Robert Griffin, Robert G3, Griffin 3, R. Griffin 3…. cualquier combinación. Sin embargo, el departamento de marketing de la firma alemana decidió que continuara siendo Griffin III, forma que utilizaba en los Baylor, y donde hasta la tipografía utilizada por Nike para las camisetas de los Redskins juega a favor de Adidas. Y ahí está el motivo de la indignación de Nike. Con el permiso concedido ahora por la NFL a los jugadores para incluir una segunda palabra en el nombre en su camiseta, Adidas ha metido un auténtico Caballo de Troya en territorio Nike, algo que no gusta nada a la planta noble de la firma norteamericana que se ha quedado a cuadros al ver la jugada de Adidas.

Así, en el primer partido disputado por los Redskins, en la camiseta de Griffin podía leerse fácilmente Griffin III. Hasta aquí, nada anormal. Sin embargo, los más avispados habréis podido observar ya el efecto: Adidas no “quiso” otra forma de nombrar ese III salvo así, con tres rayas verticales, en las que puede verse claramente el simbolo de la marca si las ubicamos de manera horizontal. En Adidas están felices pues consideran que no tienen mejor forma de promocionarse que ésta: Griffin les hará toda la campaña durante la temporada de la NFL en territorio Nike y en el subconsciente de los aficionados siempre que vean Griffin III, podrán ver las tres icónicas rayas de la marca alemana.

Así, los esfuerzos de Nike por evitar que esto ocurriera no parecen haber dado resultados y la decisión de la NFL de conceder esa autorización es ya más que firme y no admite marcha atrás. En Nike son conscientes de que les han metido un gol por toda la escuadra ante el consentimiento (o la pasividad o incluso la permisividad) de la propia liga, en lo que los dirigentes norteamericanos consideran un reincidente puesto que no hay que olvidar que Nike ya se quejó amargamente ante la NFL por su pasividad en el caso de las camisetas de Tim Tebow y Reebok (Ver Artículo en MD: El último “regalo” de la NFL a Reebok indigna a Nike).