Griffin desnuda la obsesión de la NFL por proteger a Nike

0
Griffin durante su comparecencia de prensa
  • El jugador comparece ante la prensa con la camiseta al revés por “supuesta” imposición de la NFL
  • El temor a que la elástica con la que acudía fuera de la marca adidas, versión extraoficial que estarían detrás de la decisión de la NFL

La polémica se ha desatado nuevamente en la NFL. Y no hablamos de los últimos acontecimientos que han quedado sumida a la imagen de la competición en un problemático callejón sin salida sino de un hecho que nos rememora al pasado, una situación centrada exclusivamente en el marketing deportivo y que, como entonces, tiene como principales protagonistas a Nike, adidas y Robert Griffin III.

Y la polémica ha llegado por una decisión que muchos consideran como discutible no por la medida acordada sino más bien por la situación que se vivió especialmente con el jugador de los Redskins.

Otra vez, una camiseta se convierte en eje de la polémica

Y nuevamente, el protagonismo se lo llevó una camiseta, la que portaba tras el encuentro que enfrentó a los Redskins con los Jags el jugador de los Redskins, Robert Griffin III. Sin embargo, a muchos pasó por desapercibida una acción que, con posterioridad, está acaparando los medios de comunicación en los Estados Unidos.

Durante el encuentro, Griffin III se lesionó gravemente el tobillo y al final del encuentro compareció con una camiseta con un lema religioso “Know Jesus, Know Peace“. Sin embargo, mientras todos los focos se centraban en Griffin III y su maltrecho tobillo, pocos fueron los que se percataron de un hecho que sí que les llamó la atención: por arte de magia, segundos después de aparecer por la puerta que daba acceso a la rueda de prensa, Griffin III comparecía ante los medios… pero con la camiseta al revés, algo que había hecho en la pequeña sala contigua existente antes de salir a escena.

¿Un mandato de Nike?

Griffin III, por el motivo que sea, se había visto en la obligación de voltear su camiseta antes de comparecer ante los medios de comunicación, lo que rápidamente comenzó a dar que hablar a los congregados a dicha rueda de prensa. Oficialmente, Griffin III había actuado a iniciativa propia para evitar ser sancionado nuevamente por la NFL, que prohíbe taxativamente el uso en ruedas de prensa y antes, durante y después del encuentro de camisetas con contenido religioso o mensajes.

Pero esa, como decimos, es la versión que dio de los hechos la propia NFL algunas horas después. Una explicación que convenció a muy pocos y que no hizo más que alimentar los rumores que hablaban de algo más en la decisión de Griffin III de darle la vuelta a su camiseta. Y en ese algo más se vislumbraba, al fondo, el logotipo de la firma Nike, sobre la que se fijaron desde un primer momento los focos.

La version extraoficial, muy diferente

Sin embargo, la versión extraoficial que rápidamente se propagó tenía mucho que discernir de esa versión oficialista. Griffin III es más que sospechoso de defender, aun a riesgo de ser sancionado por la propia NFL, a la marca que lo patrocina, adidas, gran rival de Nike, patrocinadora oficial de la NFL. No están muy lejanos en la memoria las continuas argucias puestas en marcha por Griffin III en plena NFL para gloria de adidas y desesperación de Nike. Y concretamente, el asunto de las camisetas es una de las vías más recurridas por Griffin III para golpear a Nike y defender a adidas.

Hasta tal punto es así, que el jugador ha sido sancionado por la NFL por estos actos de indisciplina en varias ocasiones. Pero además, dichos actos han sembrado la desconfianza en los responsables de la organización y en la propia Nike respecto a la figura de Griffin III. Y esta es la mayor explicación, el mayor argumento, que fundamenta esa otra version extraoficial.

A Griffin III antes de salir a la rueda de prensa se le acercó Tony McGee, precisamente ex de los Redskins y responsable de cuidar que no ocurran estas posibles infiltraciones con las prendas utilizadas por los jugadores y susceptibles de ser utilizadas para publicitar productos y compañías que no tienen el rol de sponsor oficial, y lo hizo para informarle de la imposibilidad de que el jugador compareciera ante los medios con esa camiseta. Amparándose en la prohibición del uso de motivos religiosos y de prendas que no son de Nike, McGee sugirió al de los Redskins que no saliera con la camiseta. El verdadero motivo, pensar que la misma podía ser otra prenda de la multinacional alemana adidas.

Buena prueba de que los alegados no son los verdaderos motivos es que en esa comparecencia también salió a rueda de prensa Ryan Kerrigan, jugador también de los Redskins, con una camiseta que no pertenecía a Nike y que en la que en el frontal de la misma aparecía el logo y el nombre de esa otra marca: Five Four Clothing, aunque ello no fue argumento suficientemente sólido para que la NFL exigiera que el jugador no compareciera ante los medios tal y como había hecho Griffin III con su camiseta religiosa.

Los precedentes de Griffin, claves

Pocos son los que dudan que todo ello se trata de una respuesta más que inmediata de la NFL ante los continuos desplantes de Griffin a la propia NFL pero sobretodo a Nike, patrocinadora oficial de la liga, en favor de la marca adidas, patrocinadora personal del jugador.

En su año de debut, Griffin personalizó la camiseta de entrenamiento de los Redskins antes de su debut oficial en la NFL con dibujos que pretendieron ocultar el logotipo de Nike, algo que valió para promocionar precisamente lo que no quería, la marca Nike, pero que le supuso la reprimenda de la propia NFL ante la indignación de la marca de Oregon. Sin embargo, esa advertencia de la liga no parece que fue demasiado persuasiva para las intenciones del jugador, que meses más tarde comparecía en rueda de prensa esta vez con una camiseta adidas, lo que provocó la sanción por parte de la NFL, que advirtió además a la franquicia para que corrigiera estas salidas de tono de su quaterback y motivó que Nike presionara aún más a la propia liga para evitar estos actos de indisciplinas, presión que muy probablemente haya motivado que, ahora, ante la duda, se haya obligado a Griffin a no salir con dicha camiseta, a lo que el jugador ha respondido no cambiándose la misma sino dando la vuelta a la prenda, lo que ha provocado una mayor promoción a la fabricante de la camiseta que no es precisamente adidas, sino la compañía Not of This World, una empresa dedicada a la fabricación y comercialización de camisetas con este tipo de mensajes religiosos, que ha recibido gracias a esta acción de la NFL probablemente la mayor promoción de su historia.