Greenpeace “amenaza” el Mundial de las grandes firmas

0

Todas las grandes firmas de ropa deportiva tienen marcado en rojo una fecha en el calendario 2014: la del inicio del próximo Mundial de Fútbol en Brasil, un evento en torno al cual giran todas las estrategias de las grandes marcas comerciales y en base al cual tienen depositadas enormes esperanzas para afianzar sus cuentas, en unos casos, relanzarlas en otros o atenuar su caída, que también hay casos así.

Sin embargo, estas grandes firmas de ropa deportiva se están encontrando con una amenaza que hasta ahora no habían considerado dentro de estas grandes estrategias. La organización ecologista Greenpeace ha unido sus denuncias a las ya adelantadas por el diario británico The Mirror y donde se fijan que productos de las marcas Nike, adidas y Puma utilizan productos químicos potencialmente tóxicos en la elaboración de prendas como camisetas, guantes, medias o cualquier otro merchandising de las citadas compañías.

Greenpeace ha denunciado que la casi totalidad de los 33 productos analizados pertenecientes a las tres marcas citadas y destinados a su comercialización en el próximo Mundial de Brasil contienen sustancias químicas perjudiciales para la salud como nonifenoles y compuestos perfluorados.

Así, pone como ejemplos el balón de adidas Predator que, por ejemplo, contiene 14,5 micogramos de ácico perfluoroctánico (PFOA) por metro cuadrado. No le queda a la zaga en cuanto a peligrosidad el balón oficial del Mundial, el Brazuca, que contiene en su interior 20 miligramos de nonifenoles por kilo, según Greenpeace.

Ambos forman parte del resultado final de un informe que puso en marcha la organización en el año 2011 para llamar la atención a los aficionados sobre la utilización y presencia de sustancias químicas tóxicas en los productos de grandes marcas. En aquel año, hasta 20 grandes firmas textiles se comprometieron a reducir el uso de este tipo de componentes en sus productos hasta el año 2020 de manera progresiva.

Y precisamente adidas fue una de las marcas que más incapie hizo en cumplir con el compromiso adoptado, compromiso que ahora es el que utilizan desde la organización para atacar a la firma alemana como una de las grandes incumplidoras del mismo junto a Nike y Puma.

La respuesta de las tres firmas van orientadas en el mismo sentido: rechazan por completo las acusaciones de la organización asegurando que sus productos son completamente seguros y que las sustancias halladas por Greenpeace en sus productos están, en realidad, muy por debajo de lo que la ley permite.