Grecia quiere un GP de Fórmula 1

0
  • Ecclestone revela los deseos de Grecia por acoger un Gran Premio dentro del calendario oficial
  • La crisis económica, uno de los grandes obstáculos de difícil solución

“Grecia está ansiosa por acoger un Gran Premio de Fórmula 1”. La frase anterior es de Bernie Ecclestone, el máximo mandatario dentro del Gran Circo que viene a expresar el interés que existe en el país heleno por estar presente en el corto o medio plazo en el calendario oficial de grandes premios de la competición.

Gran Premio del Mediterráneo

Las primeras pistas acerca del interés de Grecia en organizar un Gran Premio de Fórmula 1 llegaron, sin embargo, algunos meses antes de estas recientes declaraciones vertidas por Ecclestone. A finales del mes de mayo del presente año, se registró como marca el “Gran Premio del Mediterráneo” dentro de la Formula One Licensing, encargada de proteger los logos, símbolos y nombres propios de los Grandes Premios de la Fórmula 1.

A partir de aquí, las noticias comenzaron a sucederse. En principio, ya habría un importante grupo de inversores privados que estarían más que interesados en acometer las obras de construcción de un nuevo cirtuito al oeste de Atenas, en Keratsini-Drapetsona.

La crisis económica juega en contra

Sin embargo, la empresa no será fácil. Todos los agentes interesados en la organización de dicho evento, incluído presumiblemente el Gobierno heleno, cuentan en su contra con un obstáculo de difícil salvedad: la enorme crisis económica que vive el país.

Grecia ha recibido para su rescate por parte de la Unión Europea una cifra cercana a los 150 mil millones de euros, hecho éste que sin embargo no ha servido para que la tasa de desempleo disminuya del 27%. La organización de un evento de estas características supondría un desembolso, sólo para la construcción del nuevo circuito, que rondaría los 750 millones de euros, cifra a la que habría que sumar las licencias que habría que abonar a la FIA. Todo ello en su conjunto sería de complicado entendimiento para la población de un país que ve una y otra vez como los recortes y los ajustes se ceban con sus economías.