Götze y Nike trasladan a la selección alemana los desplantes a adidas

0

Con los ecos aún recientes de la ‘afrenta’ que el flamante nuevo fichaje del Bayern de Munich, el alemán Mario Götze, realizó el día de su presentación ‘metiendo’ a su sponsor personal, la firma norteamericana Nike en pleno cuartel general de la marca alemana adidas, sponsor técnico del Bayern y uno de los propietarios del club, el jugador no parece haber tenido suficiente escarmiento y ha trasladado a la selección alemana los desplantes que junto a Nike realizan a la marca de las tres rayas.

Dentro del mundo del deporte cada vez son más las muestras públicas de fidelidad de los deportistas a las marcas que les pagan en virtud de lucrativos contratos que les convierten en embajadores de las mismas allá donde vayan. La novedad en este sentido radica en que los deportistas no se retraen a la hora de lucir esas muestras públicas de cariño hacia su sponsor personal incluso en terreno vetado para ello, bien sea por las entidades deportivas a las que pertenecen bien sea por las propias competiciones en las que desarrollan su juego.

Uno de los casos más representativos en el último año en este sentido han sido los continuos desplantes que un rookie de la NFL, el quaterback de los Redskins, Robert Griffin III, ha estado llevando a cabo a favor de su marca personal, la multinacional alemana adidas, y en contra de los intereses de la firma que actualmente desarrolla el rol de sponsor técnico oficial de la NFL, la firma norteamericana Nike. Múltiples han sido las muestras de cariño y fidelidad hacia la marca alemana por parte de Griffin III que, a pesar de los avisos y sanciones que le ha impuesto la propia NFL por menoscabar los intereses de uno de sus principales sponsors, lejos de conseguir su objetivo como es disuadir al jugador para que desista en este tipo de actuaciones, han provocado el efecto contrario y rara es la ocasión que no aprovecha el quaterback para volver a introducir a adidas en territorio Nike.

Pero como decimos, este no es un coto circunscrito a un deporte como es el football y a una competición como es la NFL, sino que más bien, estas muestras de cariño de los deportistas hacia sus marcas personales no han hecho más que propagarse, aunque con ello puedan vulnerar o afectar como decimos a los intereses de la marca oficial del club en el que militan o la competición en la que participan.

Dentro del mundo del fútbol, quizás el caso más sonado en los últimos meses ha sido el del alemán Mario Götze, nuevo y flamante fichaje para la temporada ya comenzada del Bayern de Munich, y sus ‘ataques’ hacia la multinacional adidas, hasta llevar los mismos a la máxima expresión al presentarse, en su presentación oficial con el conjunto bávaro, recordemos, participado en su accionariado por adidas y que tiene a la firma de las tres tiras como sponsor técnico, con una llamativa camiseta Nike, lo que provocó el enfado de los dirigentes de la multinacional alemana, que no dudaron en exigir responsabilidades a sus homólogos del Bayern de Munich para depurar quién había permitido que dicho acto ocurriera. Y aunque desde el club se trató de dar una imagen de seriedad sancionando a posteriori al jugador, lo cierto es que la repercusión obtenida por Nike en el evento en perjuicio de adidas provocó que el resto de presentaciones oficiales que de nuevos jugadores realizaron los grandes clubes europeos durante el pasado verano se mirara por el club de turno con lupa este tipo de detalles para evitar casos como el de Götze y el Bayern del que tanto hemos hablado aquí en MD.

Sin embargo, parece que el prometedor futbolista alemán no ha desistido en sus intentos de demostrar su cariño hacia la firma que le paga, y muy bien por cierto, la norteamericana Nike. Así, vetado este tipo de actos por ya manidos dentro del Bayern, el jugador y la compañía de Oregon han fijado su objetivo en otro escenario: el de la selección alemana de fútbol, “casualmente” también equipada por la multinacional adidas.

Así las cosas, está siendo noticia en Alemania el nuevo desplante que Nike, vía Götze, está realizando a la marca adidas en la concentración que los jugadores alemanes están realizando estos días para preparar los próximos encuentros de la selección germana. En este sentido, el director técnico de la selección bávara, el ex internacional Oliver Bierhoff, ha salido a la palestra para recriminar públicamente la actitud del ‘díscolo’ futbolista, que acudió a uno de los entrenamientos de la selección alemana con medias del principal rival del sponsor técnico de Alemania, Nike, ante la desesperación de adidas.

“Los patrocinadores oficiales de nuestra selección nos permiten afrontar con garantías nuestro proyecto presente y futuro. Por eso creo que le debemos un respeto. Y en este sentido, todos los jugadores saben que no deben realizar actos que puedan vulnerar los intereses de los mismos mientras estén concentrados en actos oficiales con Alemania. Y los entrenamientos lo son. Así, los jugadores sólo tienen libertad para elegir su calzado, sus botas. El resto de la indumentaria ya nos la aporta y con mucha calidad nuestro sponsor, adidas”, señaló un indignado Bierhoff al diario Bild.

Ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, y muy probablemente presionado por los propios dirigentes de la Federación Alemana de Fútbol, el propio Götze salió a la palestra para tratar de presentar unas disculpas que, a muchos, le han sonado incluso irónicas: “No quería provocar ni hacer publicidad de nadie, de ninguna marca. Hay una cosa que puedo prometer: no volverá a pasar”, unas palabras que ya las pronunciara con el escándalo de su presentación con el Bayern.

Pocos son, sin embargo, los que se creen este repentino arrepentimiento del jugador y, sobre todo, que todo fuera fruto de la casualidad, más teniendo en cuenta los antecedentes de Götze y sus miramientos para la firma norteamericana.

Götze firmó, cuando todavía era jugador del Borussia Dortmund, un lucrativo contrato con la multinacional norteamericana Nike que le reporta alrededor de 1,5 millones de euros anuales hasta el año 2022. Por su parte, Alemania tiene un contrato hasta el año 2018 con adidas que le reporta del orden de 25 millones de euros anuales.