Gol de Ramos, gol de Nike

0
Sergio Ramos celebrando el gol ante San Lorenzo de Almagro
  • adidas ha asistido a una presencia inoportuna de su gran rival Nike en las grandes citas futbolísticas celebradas este año cuando nadie esperaba a la misma
  • El gol de Sergio Ramos en la final del sábado pone de manifiesto que, al menos durante 2014, la estrategia global de Nike ha dado mayores resultados que la de adidas

No está siendo este el año de las finales para la multinacional alemana adidas. Cuando tiene todas las de ganar en cuanto a notoriedad y mediaticidad en las mismas, al menos en las más importantes celebradas en 2014, a última hora aparece un invitado no deseado que le da la mayor repercusión posible a su gran rival, Nike. Ocurrió en la Final de la Champions League, en la Final de la Copa del Mundo de Brasil y, otra vez, en la Final de la Copa del Mundo de Clubes de Marruecos.

Dos marcas, dos estrategias

Lo que este año ha puesto de manifiesto a nivel global son las dos grandes estrategias de las dos grandes firmas de ropa deportiva que dominan el sector: cada una con sus puntos fuertes pero, igualmente, cada una con sus debilidades.

Ya lo hemos comentado en alguna otra ocasión. Las dos grandes compañías que dominan la industria del deporte en cuanto a patrocinio, Nike y adidas, forman un contrapunto perfecto la una para la otra que viene a demostrar las diferentes estrategias que han puesto en marcha cada una de ellas. Así, mientras adidas apuesta por el patrocinio de las grandes citas deportivas, como el Mundial o la Eurocopa de Fútbol o los propios Juegos Olímpicos, en Nike se decantan más por el patrocinio personal de las grandes estrellas del mundo del deporte. Dos estrategias diferentes, dos puntos de vista distintos y dos maneras de rentabilizar una inversión, con sus grandes beneficios pero también con sus importantes riesgos.

Gol de Ramos, gol de Nike

Sin embargo, bien pudiera parecer que la gran apuesta de adidas por el mundo del patrocinio de las grandes citas deportivas, a lo tenor de lo visto en este 2014, bien pudiera parecer que es la estrategia equivocada, sobre todo por el gran beneficio que de las mismas ha obtenido su gran rival, Nike, y precisamente, en esos grandes acontecimientos.

24 de Mayo de 2014. Dos contendientes, uno por cada bando, disputan la edición del presente año de la Champions League, el principal torneo a nivel de clubes del mundo. Mientras adidas está presente del lado madridista, Nike sponsoriza técnicamente a su gran rival, el Atlético de Madrid. Sin embargo, en todo lo demás, pareciera que adidas tuviera la voz cantante: un torneo donde se puede ver el logotipo de la marca alemana por todos lados gracias al patrocinio tanto de UEFA como de la propia Champions League que tiene adidas. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, un gol a última hora de Sergio Ramos, un embajador de Nike, mete al Madrid de nuevo en una final que acaba llevándose gracias, en gran parte, el defensa madridista. La notoriedad de Ramos y de Nike tras la final casi eclipsa la que pudiera haber obtenido adidas.

13 de Julio de 2014. Final de la Copa del Mundo de fútbol en Brasil. Al igual que en la final de la Champions League, adidas está presente aún de manera más persistente si cabe. Al ya patrocinio de FIFA y del evento, adidas ahora se asegura la victoria, pues los dos finalistas son equipados por la marca alemana. Para mayor repunte además, el gran candidato a protagonizar la misma, Messi, es embajador de adidas, mientras que por parte de Nike apenas algunos representantes de menor nombre que el argentino al ir viendo como sus principales embajadores van siendo eliminados durante el torneo. Esta vez parece que sí. Nada ni nadie pareciera poder aguarle la final a adidas. Y de pronto, ahí aparece de nuevo Nike bajo la figura además de un viejo conocido para la marca alemana: el alemán Mario Götze, autor del gol que le da el título de Campeón del Mundo a Alemania. Nuevamente, Nike se convierte en el inesperado invitado sorpresa que se lleva la atención de todos.

20 de Diciembre de 2014. Final de la Copa del Mundo, esta vez de clubes. adidas nuevamente copa el protagonismo: patrocina a FIFA y al torneo y el principal aspirante a hacerse con el título, el Real Madrid, también viste adidas. Además, enfrente, un equipo uniformado por Lotto. Ni rastro de Nike salvo la presencia de su principal embajador, un Cristiano Ronaldo que no pudo verse en todo su explendor en las semifinales y que es la única gran baza de Nike. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, cuando más cerrado estaba el encuentro, nuevamente aparece la imponente figura de Sergio Ramos, embajador de Nike, para abrir el marcado e indicarle el camino hacia la victoria al Real Madrid. Ramos acaba el encuentro de manera brillante, gobernando todas las facetas y convirtiéndose en el MVP del encuentro. adidas nuevamente asiste a la intromisión de Nike cuando nadie la esperaba. La celebración con la nueva camiseta adidas trata de ocultar una difícil realidad: durante 2014, la estrategia de Nike parece haber dado más resultado que la de adidas.