Gatorade es denunciada por publicidad engañosa en un spot en el que ‘utiliza’ a un Jordan enfermo

0

Menudo lío en el que se ha metido la compañía Pepsi por el spot lanzado durante el All Star de este año de la NBA en el que utiliza a un enfermo Michael Jordan para potenciar las virtudes de su producto Gatorade.

Series Finales de la NBA. Temporada 1996-1997. Michael Jordan lidera a unos impresionantes Chicago Bulls hasta la Final de la NBA. En su camino, los Bulls habían eliminado a los Washington Bullets sin perder un solo encuentro. Previamente, habían dejado en la cuneta a los Atlanta Hawks y a los Miami Heat por un balance final de cuatro a uno. En frente, como rival de la gran serie final, los Utah Jazz, liderados por John Stockton y Karl Malone, que por primera vez accedían a la final de la NBA tras eliminar a Los Angeles Clippers en la primera ronda, ganar a Los Angeles Lakers posteriormente por 4–1 y eliminar a los Houston Rockets por un global de 4–2 en la final de Conferencia. Los Bulls esperaban.

Quinto partido. Eliminatoria igualada 2-2 tras las victorias de los Bulls en los dos primeros encuentros, disputados en Utah, que le ponían con un 0-2 por delante en la serie. Los Jazz le devuelven el golpe en los dos siguientes encuentros disputados en Chicago, lo que sitúa la eliminatoria con un empate a 2 victorias. Y en el quinto partido sucede lo que nadie podía esperar. Jordan, que en los cuatro primeros encuentros promedia más de 20 puntos por partido, siendo el jugador clave junto con Pippen en los Bulls, se encuentra enfermo. Lo que nadie en los Jazz había conseguido hasta el momento, ponerle freno, lo consigue el virus de la gripe. Una inoportuna fiebre lo tiene al borde del KO durante todo el encuentro. El gran Jordan sucumbe ante las embestidas de la enfermedad: el resultado, más de 39º de temperatura, que dejan a Jordan al borde de la extenuación. En los instantes finales del encuentro, Jordan no puede más. Tiempo muerto. Necesita volver al banquillo. Sus fuerzas flaquean sobre manera hasta el punto de que debe apoyarse en el gran Scottie Pippen para llegar hasta el banco. Agotado, débil, casi sin fuerzas, agarra un vaso de plástico y bebe líquido. Jordan se recupera a duras penas. Acaba el encuentro. Los Bulls ganan de dos el quinto encuentro, 90-88,  y asestan un golpe mortal a los Jazz que, conocedores de la debilidad de Jordan motivada por la enfermedad, ven como no sólo son incapaces de frenarles en su objetivo de llevar a los Bulls a la victoria sino que además asisten a una magistral lección de baloncesto que imparte, con 39º de fiebre, y que da como resultado que acabe el partido con unas cifras extraordinarias: 38 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 3 robos de balón. El MVP del partido.  Los Jazz acusarían el golpe hasta el extremo. En el sexto partido, aún bajo la conmoción que le supuso la pérdida del anterior encuentro con un Jordan renqueante, son incapaces de vencer a unos Bulls donde Jordan imparte otra grandísima clase de basket: 86-90; 4-2 en el cómputo global. Los Bulls se hacían con su quinto anillo en siete años. Jordan, como no podía ser de otra forma, se corona como MVP de la Final. Desde entonces el quinto partido de esa serie es conocido como el “Flu Game”: El “Partido de la Fiebre”.

Febrero de 2012. All Star Game de la NBA disputado en el Amway Center de los Orlando Magic. Ve la luz por primera vez el spot ‘Win from Within’ de Gatorade, marca perteneciente a Pepsi. Su argumento: ese quinto partido de la Series Finales de la NBA del año 1997. Concretamente se centra en el momento de la vuelta de Jordan al banco apoyado en Pippen. Y hace protagonista el mismo a otro momento: cuando Jordan coge el vaso de Gatorade y bebe un líquido naranja. Mensaje a transmitir: ‘Con Gatorade ni la fiebre podrá contigo’.

Ahora, casi tres meses después de que por primera vez se emitiera el comercial, la U.S. Federal Trade Commission, una especie de Ministerio de Salud Pública norteamericano quiere, en primer lugar, retirar el spot de la circulación y, en segundo lugar, denunciar a la compañía por publicidad engañosa que puede afectar seriamente a la salud.

Cara Wilking, perteneciente a dicho organismo, detalla el asunto: “El spot hace ver a un Jordan exhausto, enfermo, que tras beber Gatorade, hace creer que vuelve a las canchas mientras oímos de fondo al entrenador de los Bulls, Phil Jackson, murmurando que su objetivo es ganar y ya tiene el combustible para hacerlo”.  Wilking disecciona los 32 segundos del spot en un video de algo más de hora y media en el que saca las siguientes conclusiones:

  1. Jordan va hacia el banquillo gracias a un tiempo muerto pedido cuando sólo quedan por jugar 6.2 segundos. Coge un vaso que lleva impreso el logotipo de Gatorade y bebe. Acaba el tiempo muerto. Se reanuda el encuentro. No da tiempo a más. Jordan, agotado, levanta los brazos..
  2. El spot de Gatorade, sin embargo, muestra dos veces a Jordan bebiendo del vaso en esos 32 segundos, una al principio y otra al final del mismo. En medio de ambas, numerosas jugadas de Jordan, dando la sensación de que Jordan se ‘reestablece’ cual poción mágica tras beber el líquido del vaso y se reincorpora al juego consiguiendo múltiples canastas.
  3. Wilking logra demostrar que el color de lo que bebe Jordan es imperceptible. En el video original es imposible verlo. En el anuncio, sin embargo, al principio del mismo, se muestra un líquido de color naranja vivo.

Todo esto lleva a Wilking a denunciar que el comercial de Pepsi induce a los jóvenes a la práctica deportiva aún estando en condiciones físicas perjudiciales para la salud, como en el caso de Jordan, puesto que con tan sólo beber Gatorade lograrán superar esas ‘dolencias’. “Está demostrado que practicar deporte físico de alta intensidad en las condiciones físicas en las que se encontraba en aquel momento el jugador Michael Jordan supone un grave riesgo para la integridad física del deportista. Sin embargo, no hay ningún estudio que asegure que la ingesta de Gatorade en este caso suponga la curación ‘milagrosa e instantánea’ de la enfermedad”, sentenció.

Desde el organismo se propone una sanción ejemplar que podría afectar seriamente a la imagen de la marca y de la propia Pepsi, cosa que en todo momento está tratando de evitar la compañía. A tal efecto, a pesar de que no se ha pronunciado oficialmente ni mucho menos ha anunciado el cese de la emisión de dicho spot, desde fuentes cercanas a la compañía se han apresurado a afirmar que en Gatorade siempre se ha buscado la defensa de la salud de los consumidores evitando en todo momento campañas ambigüas que pudieran poner en peligro la integridad física de los mismos.  

Como quiera que sea, las cartas está sobre la mesa y a la espera de acontecimientos. Mientras tanto, os dejo el spot y lo que realmente pasó (todo sucede a partir del minuto 8:30 del video original del partido) y vosotros mismos juzgáis: