Francia reniega de las camisetas tailandesas de Nike

0

Año 2014. La enorme crisis económica que durante años llevan padeciendo muchos países europeos llega con fuerza a Francia, que desde hace un par de ellos lucha por no pasar por las vicisitudes que llevan viviendo desde algunos años más países como España, Italia, Grecia o Irlanda.

En plena crisis como se encuentra el país galos, con unas cifras preocupantes respecto a los datos del déficit o del desempleo, el gobierno galo ha optado por el lanzamiento de campañas pro productos franceses, en una política proteccionista que pretende incentivar la economía a través del consumo de productos galos frente a los importados.

Esta campaña ha comenzado a dar sus éxitos, con una población muy concienciada respecto al tema y donde las marcas y compañías extranjeras se quejan amargamente a las autoridades francesas para tratar de proteger sus propios intereses.

Y es en este contexto donde la multinacional norteamericana Nike se ha llevado un importante revolcón en lo concerniente a la venta de las camisetas de Les Bleus, la Selección Nacional Francesa de Fútbol, un combinado al que la compañía lleva equipando desde hace poco más de tres años y tras arrebatarle la misma a su gran rival adidas.

Y es que la rabia y el estupor se han apoderado de la opinión pública francesa tras descubrir que las camisetas oficiales del combinado nacional galo, diseñadas por la firma norteamericana como decimos, están fabricadas y producidas en Indonesia, un hecho éste que ha chocado frontalmente con la mentalidad francesa tras esas campañas de proteccionismo puestas en marcha por el gobierno de Francia.

Las críticas le llegan a Nike desde incluso el propio Gobierno galo, donde el ministro francés Arnaud Montebourg ha manifestado no entender por qué hay que irse hasta Tailandia para fabricar lo que pueden hacer muy bien en suelo galo, en lo que es una dura crítica a Nike pero también a la Federación Francesa de Fútbol, a la que ha señalado como parte responsable del asunto, al considerar que su voz debería ser tenida más en cuenta por Nike.

Nike y la Federación Francesa de Fútbol se unieron en el año 2011 gracias a un contrato que se extiende hasta el año 2018. Una encuesta realizada al respecto, concluyó que hasta 8 de 10 franceses no entendían porqué se habían tenido que ir a producir las camisetas de la Selección Gala a Tailandia, defendiendo la marca Made in France como medida identificativa en el mundo del deporte.