Florentino elimina por segunda vez la cruz del escudo

0
  • Por segunda vez, el Real Madrid elimina la cruz de Alfonso XIII de la corona del escudo para evitar ofender al mercado árabe donde uno de sus principales patrocinadores, The National Bank of Abu Dhabi, ha comenzado a activar su relación con el club blanco lanzando productos con la imagen y escudo de la entidad madridista
  • The National Bank of Abu Dhabi ha rescatado el megaproyecto del Parque Temático del Real Madrid que quedó en espera tras la quiebra del fondo de inversión Rak Marjan Island Football

“Fútbol e fútbol, e gol e gol”. La frase, de sobra conocida en la actualidad, ha sido elevada a la categoría de máxima cuando, muy probablemente, ni siquiera su autor, el mítico Vujadin Boskov, al pronunciarla cuando era técnico del Real Zaragoza en el año 1979, pretendiera dar el cariz que ahora mismo tiene. La misma era utilizada de manera recurrente por el mister zaragocista como consecuencia de su escaso conocimiento del idioma. Así, a las cuestiones de los periodistas sobre el desempeño de su equipo sobre un terreno de juego, el desenvolvimiento en un determinado encuentro o la táctica utilizada, solía siempre recurrir a ella para determinar que, evidentemente, fútbol es fútbol.

Hoy en día, la expresión ha sido elevada a condición casi de dogma y con ella se hace referencia a todo lo que implica el fútbol, todo lo que conlleva asociado, características, alegrías y sin sabores, difíciles de explicar de otra forma que no sea recurriendo a esta frase. Sin embargo, el fútbol de hoy no es el fútbol de antes. El dinero, los negocios y el marketing han invadido este deporte (el deporte en general) hasta convertirlo en un mero producto que no podría existir en la actualidad sin los anteriores agentes como acompañamiento, lo que ha dado lugar a la aparición de situaciones que poco tienen que ver con el fútbol propiamente dicho, como deporte como tal, pero que sin embargo, encuentran explicación al cobijo de los anteriores elementos. Para bien o para mal, se ha pasado del “Fútbol e fútbol” de Boskov al “Business is Business” que da por explicado situaciones como las vividas estos días en el Real Madrid.

Una estrategia de expansión en busca de los petrodólares

El fútbol actual no cabría entenderse sin la figura de los patrocinadores de las entidades deportivas que sustentan los proyectos de las mismas. Sin la aparición de estas figuras, estos sponsors que aportan el dinero necesario para apuntalar los proyectos deportivos de los clubes, muy difícilmente podríamos concebir este deporte tal y como lo entendemos hoy.

Una de las últimas orientaciones en cuanto a estrategias de expansión de los clubes más importantes del mundo es su entrada en mercados sumamente atractivos atraídos por el calor del dinero que los magnates de dichas zonas geográficas están dispuestos a invertir en esas entidades. Uno de los mercados que más está pujando, a través de sus organismos oficiales y de sus compañías privadas, no es otro que el árabe, donde los jeques ven en el fútbol el vehículo ideal para adentrarse en el mercado europeo. Así, clubes como el Real Madrid se han asociado en los últimos años a importantes entidades árabes dispuestas a aportar no menos importantes sumas de dinero a la entidad blanca con tal de ver su nombre asociado a nivel mundial con el del club blanco, unas sumas de dinero que, sin embargo, exigen ciertos sacrificios por parte de las entidades que, en muchas ocasiones, no son bien entendidos por los aficionados.

Florentino elimina por segunda vez la cruz del escudo

Mucho se habla en estos días del importantísimo acuerdo alcanzado por el Real Madrid y una de las entidades árabes más importantes a nivel empresarial, el grupo IPIC, un conglomerado que ya ha confirmado (aunque no era su intención pues fue un desliz captado por un inoportuno micrófono de una cámara de televisión) el propio Florentino Pérez será el encargado de darle apellido al Bernabéu, y cuyo dinero vendrá casi a financiar las obras de reforma del estadio madridista.

Sin embargo, tan sólo unas semanas antes, el Real Madrid alcanzaba otro no menos importante acuerdo pero que pasó prácticamente inadvertido con el National Bank of Abu Dhabi, que venía a rescatar el megaproyecto blanco de construir un parque temático del Real Madrid en tierras árabes tras la desaparición del fondo de inversión Rak Marjan Island Football, primer impulsor de dicho proyecto. Ahora, con el lanzamiento de los primeros productos oficiales por parte del banco árabe con la imagen del club blanco, se ha vuelto a poner encima de la mesa una polémica que ya vivió en el pasado el aficionado del Real Madrid: el escudo madridista en los productos presentados carece de la cruz que presenta en lo alto de la corona y que fue una concesión realizada por el rey Alfonso XIII al club blanco en el año 1920. Se repite así la misma historia que ya se vivió precisamente con este mismo proyecto cuando fue presentado, por primera vez en sociedad con el anterior fondo de inversión, ahora extinguido, cuando el club retiró la cruz y afirmó que sería una constante al menos en suelo árabe.

El PSG también modificó su escudo

No se trata, sin embargo, de algo limitado al club madridista. El PSG francés, con dueños árabes, ya llevó a cabo una importante modificación del escudo del club a comienzos del pasado año por exigencias del fondo de inversión que dirige el club parisino.

De este modo, la tradicional cuna real de Luis XIV, ubicada debajo de la Torre Eiffel fue sustituída por una Flor de Lis ante la exigencia de dicho fondo qatarí, Qatar Sports Investment, que consideraba ofensiva para el pueblo árabe la presencia de dicha cuna real, al considerar a Luis XIV como el representante de una dinastía que luchó en las Cruzadas.

Poco a poco el fútbol ha ido dejando terreno a los negocios, el marketing y el dinero dentro del mismo. Ya no existe el fútbol es fútbol de Vujadin Boskov. Ahora, cuando pregunten a Florentino el motivo por el que eliminan la cruz del mítico escudo madrisita, éste podrá responder aquello de Business is Business.