Florentino busca un revolucionario multipatrocinio para el Bernabéu

0

Llevamos meses hablando acerca de la más que segura posibilidad de que el Real Madrid lleve a cabo, por primera vez en su historia, la cesión de la gestión de los derechos de naming rights del Bernabéu con una fórmula mixta: no sería una gestión como la que puedan tener clubes como el Bayern con Allianz o el Arsenal con Emirates, marcas que han conseguido rebautizar el estadio, sino más bien hablaríamos de una concesión para que la marca que se hiciera con los mismos diera un apellido al emblemático estadio que, de este modo, no perdería el nombre de Santiago Bernabéu.

La necesidad de encontrar una compañía interesada en los mismos nace de la imperiosa obligación de encontrar una fuente de financiación que colabore en la realización de la faraónica obra de remodelación del coliseum blanco para convertirlo en un estadio futurista que, según los máximos responsables madridistas, será una referencia dentro de los recintos deportivos a nivel mundial.

Y novias  no le faltan a este interés blanco por hallar una firma para darle ese tan ansiado (al menos económicamente hablando) apellido: así, la primera en postularse fue la actual patrocinadora de la camiseta blanca, Emirates, que puso encima de la mesas algo más de 50 millones de euros al año para darle nombre al estadio. A partir de ahí, firmas como Audi (también patrocinador del Real Madrid), Microsoft o Coca Cola, se han hablado como marcas interesadas en esos derechos, todas ellas con cifras muy parecidas salvo Coca Cola, que apuntan a que ha llegado a ofrecer hasta 80 millones de euros anuales, un acuerdo que, por las cifras que se barajan, implicaría seguramente el darle nombre también a otros recintos blancos como pudieran ser la Ciudad Deportiva o la Residencia de Jugadores.

Sin embargo, Florentino Pérez, uno de los hombres de negocios más importantes de España, parece haber encontrado una nueva y revolucionaria manera de obtener muchos más ingresos aún por el estadio Santiago Bernabéu hasta el punto de que, en caso de llevarse a cabo, son muchos los expertos que auguran que obtendría una parte muy importante (en todo caso superior a lo que ahora se habla) de la financiación del estadio: Pérez busca un acuerdo multipatrocinio para su estadio.

Pero, ¿cómo sería ello posible? ¿Cada cierto tiempo, en una especie de turno rotatorio, se cambiaría ese apellido al Bernabéu? No van por ahí los tiros. La fórmula que baraja Florentino para el estadio viene dada, precisamente, por las nuevas posibilidades que el futurista recinto blanco permitirá gracias a sus innovadores avances. Así, uno de los aspectos que más llamó la atención durante la presentación del proyecto ganador del Bernabéu hace unos días fue el hecho de que la fachada del estadio podía proyectar al exterior imágenes. A partir de ahí, las piezas comenzaron a encajar.

Florentino Pérez baraja un acuerdo multimarca para, por un lado, satisfacer a todos esos aspirantes a rebautizar el Bernabéu y para, por otro lado, conseguir que el estadio genere la mayor cantidad de ingresos que ningún recinto deportivo en el mundo pueda alcanzar. Así, la idea es la cesión de la gestión del naming rights a uno de esas compañías interesadas mientras que con las otras, las que estuvieran interesadas obviamente, se le plantearía un contrato para proyectar sus campañas en la fachada del Bernabéu, con lo que la marca lograría un impacto casi tan grande como la firma que consiga hacerse con los derechos del apellido del estadio.

La capacidad de esa nueva piel metálica que lucirá el Bernabéu para proyectar imágenes es una de las grandes apuestas de este proyecto de multipatrocinio. De su capacidad o no para conseguir hacerlo realidad dependerá de un auténtico y revolucionario nuevo sistema para conseguir ingresos procedentes del estadio. Y aunque muchos lo considerarán, en la actualidad, una auténtica locura incapaz de realizarse, Florentino Pérez puede sentar las bases de un nuevo modo de patrocinio del estadio, no sólamente con el nombre del mismo. Sería el 2.0 de las actuales campañas estáticas en forma de paneles que algunos clubes ponen en marcha, de manera temporal, con algunas compañías. El tiempo dará y quitará razones pero, como dice una de sus actuales patrocinadoras, la multinacional alemana adidas, Impossible is nothing.