FIFA presentó su Informe Anual con grandes pérdidas

0
Gianni Infantino
La FIFA no encuentra apoyos para la organización del Mundial de Rusia 2018
  • El turbulento año vivido por la FIFA la temporada pasada, con la salida a la luz de sus casos de corrupción y el relevo en prácticamente toda su cúpula directiva, ha acabado pasando factura a la organización

La FIFA ha dado a conocer su informe financiero anual, un documento en el que se recoge la evolución en términos económicos de la organización durante el último año y donde la entidad, a través de los mismos, ha dejado bien al descubierto la enorme incidencia que los acontecimientos vividos durante el último ejercicio han tenido sobre las cuentas de la organización.

Pérdidas récords

De este modo, la FIFA ha anunciado el registro de una pérdida global estimada de más de 369 millones de dólares, cantidad en la que se ha incurrido como consecuencia de la implantación de una nueva normativa contable interna tras los casos de corrupción detectados en el organismo.

Además, destacó que cuenta con un déficit ya fijado para el presente año que supera los 489 millones de dólares para el ejercicio anual, unos números realmente preocupantes para la organización encargada de velar por el mundo del fútbol a nivel mundial.

Inversiones “imprudentes”

Los motivos fundamentales que la FIFA argumenta en su informe como principales causas de estos datos son, por un lado, las investigaciones jurídicas en las que se halla incursa en la actualidad la organización como consecuencia de los casos de corrupción detectados que acabaron con gran parte de la cúpula directiva de la entidad. Y por otro lado, lo que esa misma organización considera como Inversiones Imprudentes realizadas por la gestión anterior presidida por Joseph Blatter y que se deben, entre otros motivos, al Museo del Fútbol Mundial o al Hotel Ascot de Zurich, que sirve como sede al organismo.

Los gastos imprevistos, los costes judiciales relacionados con las investigaciones en curso puestas en marcha por las autoridades suizas y estadounidenses así como los gastos de organización del Congreso Extraordinario el año pasado en el que se eligió a Gianni Infantino como nuevo presidente de la FIFA, hicieron recurrir al organismo a sus reservas, que pasaron de 1.400 millones de dólares en 2015 a los 1.040 millones de dólares con los que cerró 2016 y que estima que continúe cayendo hasta los 605 millones de dólares hasta finales del presente año.

La FIFA espera que al término del ciclo financiero 2015-2018, esas reservas vuelvan a posicionarse en torno a los 1.655 millones de dólares gracias a la celebración del Mundial de Rusia 2018.