Ferrari y Red Bull podrían ser socios de Ecclestone

0

Las escuderías Ferrari y Red Bull están a un paso de convertirse en nuevos socios de Bernie Ecclestone, máximo mandamás de la Fórmula Uno.
El pasado mes de diciembre, ambas escudería asestaron un duro golpe a la Asociación de Equipos de la Fórmula 1 (FOTA) al comunicarles que abandonaban la misma ante las desavenencias que ambas escuderías mantenían con la política de reducción de costes que el resto de escuderías defendía. El anuncio, que no se haría efectivo hasta transcurridos dos meses desde su comunicación de acuerdo con los estatutos de la FOTA, provocó que en el mes de febrero pasado se produjera la salida real de ambos equipos de la Asociación.

Pues tan sólo un mes y poco después, se filtra la noticia de las negociaciones que tanto Ferrari como Red Bull están llevando a cabo para entrar a formar parte de la compañía que gestiona los derechos de la Fórmula Uno y convertirse, de este modo, en socios de Bernie Ecclestone.

Los acercamientos se han producido tras el anuncio de CVC Capital Partnersde que podría vender parte de su accionariado a través de la institución financiera Goldman Sachs, lo que sumado a la venta de los valores de Lehman Brothers (el 15% del total) sumaría un valor total de 10.000 millones de euros. De este modo, los dos equipos que han abandonado la FOTA unirían sus esfuerzos junto a Ecclestone para participar en primera persona de la gestión del gran circo de la Fórmula Uno. La operación, según las primeras filtraciones, vendría facilitada de una nueva sociedad que cotizaría en la bolsa de Singapur, con lo que el grupo CVC Capital Partners cambiaría las ‘reglas’ del juego justo antes de que se renueve el pacto de la concordia.

Como era de esperar, esto no ha gustado para nada en el resto de escuderías que se cobijan bajo el paraguas de la FOTA, que consideran que este acuerdo podría perjudicar seriamente las reglas del juego limpio dentro de la Fórmula Uno. La entrada de estas dos escuderías en el accionariado implicaría que ambas formaciones pasarían a tener un poder de decisión significativo en el futuro de la competición con la entrada de Luca di Montezemolo y de Dietrich Mateschitz en la cúpula directiva de la administración de la máxima categoría. Ya en el primer gran premio de esta temporada, ante los insistentes rumores, los directores de equipo del resto de escuderías abandonaron el paddock visiblemente enfadados ante lo que consideran que será un traje hecho a la medida de ambas escuderías en caso de producirse finalmente la entrada de Ferrari y Red Bull en la gestión de los derechos de la Fórmula Uno.