Alonso se cansa y duda ahora si comprar el Euskaltel

0

Hace tan sólo unos días nos hacíamos eco de la tabla de salvación en la que se había convertido Fernando Alonso para el equipo ciclista Euskaltel que, a última hora, y cuando todo parecía perdido, vio como la intención del asturiano de comprar su licencia a la UCI incrementaba las esperanzas de mantener con vida al equipo más longevo del pelotón internacional.

Sin embargo, han bastado tan sólo un par de semanas para que el piloto asturiano se replantee toda la situación ante las exigencias de los actuales propietarios de dicha licencia y las peticiones de los ciclistas actualmente enrolados en el equipo, lo que pone en muy serias dudas acerca de un final feliz para el caso.

Amante del deporte del ciclismo, Fernando Alonso vio en la delicada situación del Euskaltel una oportunidad única para cumplir uno de los deseos del piloto: tener su propio equipo ciclista. Así, el piloto de la escudería Ferrari estaba más que dispuesto a poner encima de la mesa el dinero necesario para hacerse con la licencia del conjunto vasco, una licencia World Tour, y evitar con ello su desaparición.

Sin embargo, la ilusión y los ánimos del asturiano han ido aminorándose ante la gran cantidad de trabas surgidas en las negociaciones hasta el punto de que han puesto en serias dudas la adquisición finalmente del asturiano del equipo ciclista, lo que avocaría nuevamente al Euskaltel hacia su más dramático final: su desaparición.

Y lo paradójico del asunto es que estas trabas vienen sorpresivamente desde dentro del propio Euskaltel. Así, nada más conocer sus intenciones y sentarse a negociar con los actuales responsables del equipo, el Euskaltel puso como condición que el asturiano se hiciera cargo de los ciclistas pertenecientes al equipo, con contrato en vigor y que deseasen continuar en el nuevo proyecto, algo que el piloto vio con buenos ojos. A lo que no puso tan buena cara fue a las exigencias del Euskaltel de, además, tener que hacerse cargo de los auxiliares, técnicos, ropa deportiva o marca de bicicletas que tiene el equipo vasco en la actualidad. A esta exigencia vino a unírsele la planteada por los propios ciclistas, que pretendían evitar que el asturiano se llevara la sede del equipo a otra Comunidad Autónoma con el fin de seguir disfrutando y beneficiándose de la mejor fiscalidad que al respecto tiene el País Vasco.

Todo ello llegó motivar que el piloto asturiano perdiera la paciencia e incluso llegara a plantear a la UCI la posibilidad de crear un equipo desde lo más bajo, partir desde cero, a lo que el máximo organismo ciclista informó que, en este caso, no podría participar en la Pro Tour, la máxima división ciclista internacional, algo que no llega a convencer del todo a Alonso.

Así las cosas, y aun cuando no se descarta la posibilidad de que las aguas vuelvan a su cauce, a día de hoy es más probable una ruptura definitiva de las negociaciones a un final feliz para este desenlace, lo que podría dar lugar a que finalmente el Euskaltel no pudiera escapar al que parece su trágico destino escrito: su desaparición.