Exclusiva MD: Turkish Airlines paraliza las negociaciones con el Chelsea

0
  • Las nuevas exigencias del Chelsea, que se ha descolgado con una petición de más de 30 millones de euros anuales, ha puesto en punto muerto todas las negociaciones entre las partes y ya se comienza a poner en seria duda la posibilidad de que finalmente las mismas lleguen a buen fin

Septiembre de 2014: En Marketing Deportivo MD adelantamos una exclusiva que afecta a una de las relaciones más identificadas dentro del mundo del fútbol mundial de los últimos años: la ruptura de la vinculación que unía al Chelsea y a la firma surcoreana Samsung como principal patrocinadora comercial de su camiseta, una noticia que dio la vuelta al mundo y que produjo un auténtico seísmo en las redes sociales. Hoy, apenas cuatro meses después, volvemos a adelantar otra exclusiva que puede tener tanta o más repercusión que la anterior y que se deriva de ella.

Turkish Airlines para sustituir a Samsung

Y si la primera parte de la noticia, la ruptura de la relación que le unía a Samsung supone un auténtico maremoto mediático en las redes sociales, la otra parte de la misma, que provocó la primera, no se quedaba atrás: la multinacional surcoreana Samsung abandonaba el Chelsea porque los máximos responsables del club en este apartado consideraban mucho más rentable los cantos de sirena que procedían de otras firmas comerciales dispuestas a pagar mucho más de lo que hasta entonces abonaban los asiáticos.

Así, como principal candidato para sustituir a la firma surcoreana se colocaba la aerolínea turca Turkish Airlines, que buscaba realizar el movimiento definitivo para consolidar su presencia no sólo en el mundo del deporte en general sino además en el mundo del fútbol en particular. Colaboraba a ello, a su interés por patrocinar al Chelsea, el hecho de tener en sus filas a Didier Drogba, uno de los principales embajadores de la compañía.

Proceso estancado

Las novedades al respecto se sucedían con absoluta rapidez y pronto se comenzó a hablar de cantidades cercanas a los 25 millones de euros como contraprestación de la aerolínea turca al club británico, en todo caso, superior siempre a los 22 millones que le abonaba Samsung, que recordemos finalizará contrato a la conclusión de la presente temporada. Tan por seguro se daba que incluso se hablaba de que antes de las pasadas Navidades el club anunciaría a Turkish Airlines como nuevo patrocinador. Y sin embargo, las cosas no iban tan bien como aparentaban.

Lo que en principio debía ser una balsa de aceite en cuanto a negociaciones se refiere, con las posturas conocidas por ambas partes, comenzó a enconarse desde las primeras reuniones a las que asistieron las partes y en las que el Chelsea exigió una cifra que rondaría más de 30 millones de euros anuales para convertirse en el segundo club mejor pagado por este tipo de patrocinio de toda la Premier League.

Las nuevas pretensiones del club cogieron de improvisto completamente a los representantes de la aerolínea que no esperaban una reacción como la expuesta por el club y que provocó que en las pasadas Navidades, cuando lo que debía de anunciarse era la nueva alianza entre las partes, se dieran por estancadas las negociaciones hasta nuevo aviso o reconsideración de sus respectivas posturas por parte de cada una de las partes.

En la aerolínea comenzaron a ponderar si dicha inversión era realmente necesaria en los nuevos términos planteados por Samsung posicionándose desde entonces en una actitud más que cautelosa a la espera de nuevos acontecimientos por parte de la entidad británica que vengan a suavizar unas tensas negociaciones que a día de hoy provoca que el club no tenga sponsor comercial en su camiseta una vez termine la presente temporada.

En el Chelsea la versión es contraria: consideran que la aerolínea ha dado un paso atrás en lo que inicialmente había propuesto y que no era más que admitir la petición del club de convertirse en la segunda entidad que más ingresos obtenía por este concepto en la Premier, tan sólo por detrás del descomunal acuerdo entre el Manchester United y Chevrolet. Y aunque tratan de aparentar una cierta tranquilidad comunicando que tienen otras importantes ofertas encima de la mesa por si la opción turca finalmente no se materializa, lo cierto es que en el seno de la entidad comienzan a desconfiar acerca de la posibilidad de que finalmente Turkish Airlines sea el sustituto esperado de Samsung en el club.