¿Está preparado el deporte USA para el movimiento gay?

0

Michael Sam, estrella universitaria que está a un paso de dar el salto a la NFL, ha sorprendido a propios y extraños con una declaración de imprevisibles consecuencias: ha confesado abiertamente su condición sexual antes del draft, pese a las recomendaciones en contra de ello que percibió por su círculo más cercano ante el temor de que ello pueda pasarle factura.

La Universidad de Missouri está siendo noticia estos días por la decisión de su jugador estrella del football, Michael Sam, que justo antes de llegar el Draft de la NFL 2014 ha declarado abiertamente su condición sexual, con lo que de ser elegido en el mismo se convertiría en el primero en llegar a la NFL habiendo confesado públicamente su condición homosexual.

Sam es uno de los jugadores universitarios más prometedores y su declaración llega apenas unas semanas antes del Draft 2014, que se celebrará a primeros de marzo en Nueva York. Su declaración se llevó a cabo el pasado domingo a través de la cadena de televisión ESPN y del periódico The New York Times, aunque no sorprendió a sus compañeros de Universidad, que ya conocían la noticia desde el pasado mes de agosto cuando Sam se lo notificó.

El mismo domingo, la NFL emitió un comunicado de apoyo al jugador por su honestidad y coraje. Sin embargo, el debate se ha abierto entre la pulcra y conservadora sociedad norteamericana: ¿Está preparado el deporte USA para admitir abiertamente la condición sexual de sus jugadores?

Todo depende de la postura, más o menos optimista o crítica, del sector que analice la situación. Entre los pesimistas, rápidamente sacan a colación el asunto Jason Collins, jugador de la NBA que reconoció la temporada pasada también abiertamente, por sorpresa y cuando nadie lo esperaba, en las páginas de la prestigiosa Sports Illustrated, que era homosexual. Consecuencias: ninguna franquicia ha querido fichar en esta temporada a Collins. Los más críticos insinúan que esas reticencias vienen auspiciadas por su abierta declaración sexual, criticando que ni la sociedad, ni mucho menos el deporte norteamericano, donde engloba a todas las partes, desde jugadores a entrenadores, dirigentes y patrocinadores, tiene una mentalidad lo suficientemente abierta como para poder asimilar este tipo de declaraciones.

La corriente menos crítica y que más aplaude este tipo de gestos lo ve todo desde otro punto de vista. Para comenzar, consideran que el verdadero motivo de que Jason Collins no haya encontrado equipo esta temporada no lo es tanto su declaración sexual como el hecho de su avanzada edad para un jugador profesional en la NBA, 34 años, y su escaso bagaje como jugador en sus últimos años. Y como ejemplo, ponen los casos de Robbie Rogers, centrocampista de los Galaxy de la MLS que declaró abiertamente su condición el pasado verano y que juega sus encuentros con el ex equipo de Beckham.

El debate está abierto. La condición sexual dentro del deporte parece una cuestión que atrae para sí tanto detractores como defensores. Los Juegos Olímpicos de Sochi han puesto en el candelero mediático una situación existente en el mundo del deporte pero que pocos se atreven a encarar. Y dentro de los Estados Unidos la pregunta se pone encima de la mesa una vez más: ¿está el deporte USA preparado para abrir su mentalidad en este aspecto?

– Seguir leyendo:
http://www.libertaddigital.com/deportes/mas-deporte/2014-02-11/michael-sam-el-primer-gay-de-la-nfl-1276510429/