Pau Gasol, nuevo abanderado español

0

Pau Gasol, jugador de la Selección Española de Baloncesto y de LA Lakers, será el nuevo abanderado español en los Juegos Olímpicos de Londres tras la renuncia de Rafa Nadal, que no estará en los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Gerardo Pombo, presidente de la Real Federación Española de Vela (RFEV), así lo ha confirmado a diversos medios de comunicación españoles, tras la renuncia de Íker Martínez y Xabi Fernández a acudir a la ceremonia inaugural por estar preparando ya su prueba olímpica, la vela. Tocaba a estos dos excepcionales deportistas españoles, por palmarés, el ser abanderado olímpico. Sin embargo, tras la renuncia, todos los objetivos apuntaban a Pau Gasol tras la retirada de su amigo Rafa Nadal.

El motivo de la retirada de Rafa Nadal, una inoportuna lesión que ya impidió disputar al jugador el torneo de Wimbledon en plenitud de condiciones (fue eliminado en primera ronda por el número 100 de la ATP) y que ahora, tras un mes de trabajo en el gimnasio, a la hora de probarse en las pistas, ha visto como la lesión ha podido con él.

La decisión, a parte de las connotaciones deportivas que para el Equipo Olímpico Español y sus aspiraciones a medalla tienen, trae como consecuencia otra más: España se queda sin su abanderado olímpico. Así, Rafa Nadal había sido elegido por unanimidad de los miembros del COE, el Comité Olímpico Español, para ser el deportista que portara la bandera española durante la ceremonia inaugural. Sin embargo, este contratiempo sobrevenido dio lugar a que esta mañana el COE haya mantenido una reunión de urgencia para ver quién definitivamente portará la bandera. Así pues, tras la renuncia de Íker Martínez y Xabi Fernandez, oro en Atenas 2004 y plata en Pekín 2008, la vela tampoco abanderaría al equipo español.  Las expectativas se centraban en seguir la línea legalmente marcada, es decir, sería abanderado aquél deportista con mejor palmarés olímpico en su haber, con lo que le correspondería al piragüista Saúl Craviotto, oro en Pekín, o hacer otra excepción, como ocurrió en el caso Nadal. En este caso, todos los objetivos apuntaban a Pau Gasol, aunque esta elección es toda una sorpresa dadas las enormes diferencias y la pésima relación existentes entre el presidente del COE, Alejandro Blanco, y el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez.