Equipos NFL aseguran el lleno para retransmitir sus partidos por TV

0

Existe una regla en la NFL, instaurada allá por los años 70-80 del siglo pasado, que impedía retransmitir un determinado encuentro de la liga por la televisión local del estado en cuestión si el estadio en el que se disputaba el mismo no garantizaba el lleno absoluto de espectadores con al menos 72 horas de antelación.

La ahora polémica norma salió a la luz por la fuerza con la que se popularizó el televisor entre la sociedad norteamericana, lo que propiciaba que, continuamente, las franquicias de la liga presentaran estadios medio vacíos (o medio llenos, según se quiera ver) ante la posibilidad que se le daba al espectador a seguir las evoluciones de su equipo desde la comodidad de su salón a través de la pequeña pantalla.

La misma se instauró igualmente para proteger el producto que estaba vendiendo la NFL, tal era la conciencia de la liga de tratar de cuidar el mismo para revalorizarlo. La retransmisión de partidos por televisión con gradas casi vacías no era una imagen sumamente atractiva de cara al producto en sí.

Ahora, casi 40 años después, hay fuertes presiones legislativas para que la NFL derogue una norma que, cuando menos, necesita una revisión para evitar acontecimientos como los que son noticia. Y es que hasta tres franquicias de la NFL, los Green Bay Packers, los Indianapolis Colts y los Cincinnati Bengals, han adquirido el resto de entradas que faltaban para colgar el cartel de no hay billetes para eludir el cumplimiento íntegro de dicha norma y permitir que el encuentro pueda seguirse por televisión en el estado en cuestión.

Así, los medios de comunicación de los respectivos estados se han hecho eco de la noticia filtrada por las propias franquicias de adquisición masiva de entradas para posibilitar la retransmisión televisiva de los encuentros de las mismas, entradas que son o bien regaladas o bien sorteadas entre los aficionados por las franquicias.

Ante esta situación la NFL se encuentra con un dilema de difícil solución: si bien es cierto que el espíritu de la norma era la protección del valor del producto NFL en sí mismo, no es menos cierto que estas “tretas” de las franquicias van en detrimento no ya del propio producto sino de las propias franquicias. Y a las presiones incluso estatales de derogación de la misma, la NFL responde con sólidos razonamientos que tratan de echar por tierra los argumentos que defienden la derogación de la norma.