Equipos de la NFL advierten seriamente al nuevo proveedor NIKE

0

La intención de la firma deportiva Nike de presentar un cambio radical en los “tradicionales” uniformes de los equipos de la NFL han puesto en pie de guerra a muchas de esas franquicias.

Ya comenté el pasado enero (Ver artículo en MD) el acuerdo al que había llegado Nike con la NFL para sustituir al hasta entonces proveedor, Reebok, perteneciente al gigante Adidas, por lo que Nike asestaba un duro golpe en la línea de flotación de la firma alemana en su particular guerra que ambas mantienen dentro del mundo del deporte mundial.

Reebok entonces manifestó que la oferta de Nike superaba con creces a la que ellos podían llegar a ofrecer y que, indudablemente, este hecho había sido un elemento clave para la toma de decisión al respecto por parte de los dirigentes de la NFL. En definitiva, el aluvión de millones de dolares habían ayudado sobremanera a tomar la decisión. Sin embargo, ese aluvión de millones no dejaron ver o preveer a la NFL las posibles consecuencias que el acuerdo podía tener, traducido en un comunicado en el que Nike hacía expreso dicho acuerdo y en el que manifestaba su firme intención de dar un cambio radical al diseño de los uniformes hasta ahora utilizados. Y aquí es donde todo se complica.

Desde ese momento, no han sido pocas las franquicias que han manifestado a la NFL su abierta preocupación a la intención de Nike no ya en cuanto a diseño se refiere si no en cuanto a la alteración de los colores tradicionales del equipo. La última en mostrar esta preocupación que ha desembocado en una abierta oposición a las intenciones de Nike han sido los Packers Green Bay, en el que, a través de un comunicado, han expresado su total oposición y su preocupación ante la posibilidad de que Nike pudiera cambiar el tradional verde de los uniformes. Incluso los propios aficionados han afirmado que, en el supuesto de que Nike finalmente “se atreva” a llevar semejante cambio, no comprarán las prendas que identifiquen al conjunto en un intento por presionar a la firma a reconsiderar su posición. Esta postura se podría traducir en la pérdida de miles de euros para Nike de ser llevada a cabo.

Ante tal situación, Nike se ha apresurado a afirmar que, en el caso de los Packers, la única variación que podrán apreciar los aficionados será en los materiales utilizados para la confección de los uniformes, pero que para nada se verán alterados los tradicionales colores. Esta afirmación ha supuesto, por un lado, una cierta tranquilidad en las autoridades de la franquicia, cosa que Nike perseguía, pero por otro lado, ha provocado un tsunami de reivindicaciones y amenazas en el resto de franquicias a la vista de como Nike se rendía a las presiones de los Packers. En definitiva, una difícil papeleta para Nike que se resolverá a primeros de abril, cuando de manera definitiva sean presentados los nuevos uniformes de todos los equipos de la NFL.