En la batalla del hip hop, Nike responde fichando a Drake

0

La escalada de golpes en el nuevo escenario que las dos gigantes del mundo de la ropa deportiva, Nike y adidas, se han buscado, el mundo de la música, no parece tener fin.

Se esperaba con cierta impaciencia el siguiente movimiento en esta particular batalla que iba a realizar la firma norteamericana Nike tras el pase de una de sus estrellas dentro del sector, el rapero Kanye West, a su gran rival adidas, un hecho que comunicó a todos sus aficionados el propio rapero y cuya noticia os adelantamos en MD cuando ningún medio aún hablaba siquiera del presunto interés de ambas marcas por un tema tan alejado (pero tan ligado) a sus sectores como es el mundo de la música.

Recordaréis todos que el motivo principal argumentado por West para dar el salto a la multinacional alemana no era otro que la negativa de Nike a compartir los beneficios en forma de royalties o comisiones con el cantante por la venta de los productos de la línea Air Yeezy, unas comisiones que en adidas sí que estaban dipuestos a abonarle.

La respuesta era obvia que iba a llegar por parte de Nike como así ha sido. Conscientes de que West era una batalla perdida, rápidamente se pusieron a negociar con otras estrellas del sector para incorporarlo a su portfolio y que el golpe de la salida de West fuera el menor posible. Y entre esas estrellas, el mejor posicionado no era otro que Drake, uno de los artistas al que todo el mundo augura un brillante futuro con un consolidado presente que la marca lo ha identificado con potencial suficiente como para contrarrestar la noticia de la incorporación de Kanye West a adidas. Así, el propio cantante en uno de sus últimos conciertos en Portland anunció, en vivo, a sus seguidores, su incorporación a la marca Jordan, de la multinacional Nike.

Drake no alcanza el potencial de West. Al menos, por ahora. En la lista Forbes de los artistas de hip hop que más ingresos obtienen al año, West se alza con la primera posición mientras que Drake le mira a lo lejos desde un más que honroso quinto lugar. Sin embargo, su meteórico ascenso a la lista de éxitos del hip hop con sus canciones lo catalogaron rápidamente como la contrarréplica idónea para minorar el efecto de West y adidas.

Más puntos a favor de Drake: el rapero alcanzó recientemente un acuerdo con la franquicia de la NBA de los Toronto Raptors para ser la imagen de la misma, lo que abre una nueva vía de agua en adidas para que Nike pueda, a través de Drake, introducirse en el exclusivo coto en el que adidas tiene a la NBA (recordemos que es patrocinador oficial de la competición).

Los aspectos económicos de la incorporación de Drake a Jordan no han sido dados a conocer. Recordemos que Kanye West percibirá de adidas 10 millones de dólares más sus reclamadas “regalías” o comisiones de las ventas de sus productos.

La batalla dentro del mundo de la música entre Nike y adidas, sin embargo, no es nueva. Hace ahora 30 años, la firma norteamericana se alzaba con uno de los mayores mitos de toda la historia de la música, Michael Jackson, una alianza que adidas trató de contrarrestar con Run DMC, una conocida banda de rap de Nueva York que influyó poderosamente en el desarrollo de este estilo musical.

Como vemos, el asunto no es nuevo. Sin embargo, ahora ha alcanzado su cuota de máxima expresión y por una explicación bastante sencillas: las marcas de ropa deportiva, sobre todo estas dos grandes multinacionales, se han dado cuenta que asociar su imagen a la de los iconos de la cultura, en este caso, musical, en ocasiones le puede reportar un mayor rendimiento y exposición de la marca que la propia incorporación de un nuevo deportista a su extenso catálogo de embajadores.

La batalla ha comenzado. Nike-adidas. Drake-Kanye West. ¿Alguien da más?