El Zaragoza no logra “colocar” su camiseta

0
check out the best free wordpress themes

Mientras los más ancianos de Zaragoza añoran y anhelan un tiempo pasado, glorioso, que siempre fue mejor, los responsables actuales del conjunto maño se desviven por tratar de tocar la tecla adecuada que permita enderar el rumbo de la institución, anclada desde hace años en una peligrosa espiral de decadencia deportiva pero sobre todo institucional.

El próximo domingo el Real Zaragoza cederá el espacio destinado al patrocinador en su camiseta a la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental, Asapme, un gesto noble y encomiable que, sin embargo, no deja de ocultar una realidad muy peligrosa para la viabilidad del proyecto aragonés.

Y es que, con una situación deportiva no muy bollante (el equipo lleva 10 derrotas en lo que va de liga en su transitar por la segunda división del fútbol español) y con una situación económica muchísimo peor, que raya lo esperpéntico en algunos casos, el club dista mucho de ser un poderoso reclamo para la llegada de patrocinadores interesados en ocupar uno de los puestos más relevantes dentro de un club como es el patrocinio de la camiseta, un lugar que, al parecer y visto lo visto, al conjunto maño le está costando dios y ayuda volver a ocupar con una firma o marca comercial.

Así, el Real Zaragoza no logra, pese a los esfuerzos lograr encontrar un patrocinador que quiera anunciarse en su camiseta, lo que provoca que el club no pueda disponer de una importante fuente de ingresos en su tesorería que, a su vez, provoca que esta ausencia pase factura en todos los órdenes.

La situación, sin embargo, no deja de sorprender. Así, el club zaragocista es uno de los que más audiencia genera televisivamente hablando cada vez que se bate en duelo ante el rival de turno en encuentro televisado, y sin embargo, como decimos, ese interés mediático no es capaz de traducirlo en un interés equiparable para las firmas y casas comerciales, fruto sobre todo, del desprestigio y la mala imagen que arrastra la entidad tras los años de gestión de su actual dueño, Agapito Iglesias, hecho éste que logra restar credibilidad al proyecto de cara a las marcas y potenciales patrocinadores y que auhentan a los posibles interesados a la hora de poner el dinero encima de la mesa.

Telefónica, a través de su Fundación Proniño, fue la última en tener espacio en la elástica maña, hasta su descenso a segunda división. Desde entonces, ninguna marca o casa comercial ha puesto el suficiente interés como para ocupar ese lugar.

El próximo domingo en su encuentro ante el Mallorca, el Zaragoza, como decíamos al comienzo del artículo, lucirá el logo de Asapme, un gesto mucho más que loable pero que deja en evidencia las carencias que el Zaragoza presenta en la actualidad para ocupar un espacio que, en otras circunstancias o en cualquier otro club, es uno de los más ansiados por los patrocinadores.