El verano ‘horribilis’ de Cissé se cierra con un error de Nike

0

No está siendo un verano nada ‘agradable’ para el jugador del Newcastle Papiss Cissé, del que hace tan sólo unos días era portada en MD por su intención de abandonar su club por discrepancias con la nueva compañía patrocinadora de la camiseta de los ‘urracas’, Wonga.com, y el conflicto que este hecho provocaba en las creencias musulmanas del jugador.

La historia, no por ya contada, se puede resumir así. La temporada pasada, el club británico, uno de los históricos de aquel país, se encuentra axfisiado por unas preocupantes cifras y cuentas de sus balances que hacen necesario y casi imperante la llegada de dinero fresco que alivie la no menos preocupante situación de su tesorería, dinero que llega gracias a la firma que la directiva del club lleva a cabo con la compañía Wonga.com, que se ofreció al club como nueva patrocinadora de la camiseta oficial del equipo para los próximos años.

Este hecho, motivo de júbilo para los aficionados y directivos del conjunto británico, que veían como llegaría dinero contante y sonante a las arcas del club durante los próximos cuatro años a contar desde esta nueva temporada que está a punto de comenzar, provocó sin embargo la apertura de un conflicto entre la comunidad musulmana británica, que a través del Consejo Musulman de Gran Bretaña ya advirtió seriamente de que la nueva camiseta del conjunto inglés contradecía, y muy seriamente, los preceptos de la Ley de la Sharia al no permitir ésta que se obtengan beneficios a cambio de prestar dinero. No debemos olvidar que Wonga.com es una compañía dedicada a la concesión de préstamos a muy corto plazo a un elevado tipo de interés.

De este modo, el club se vio con la respuesta de los numerosos aficionados musulmanes con los que cuentan que amenazaron con boicotear las nuevas camisetas, con lo que ello supondría de pérdida económica para el conjunto inglés, si finalmente Wonga.com aparecía en las camisetas de esta nueva temporada. Pero esta preocupación se hizo mucho más alarmante cuando jugadores musulmanes del equipo manifestaron a la directiva la inconveniencia de seguir adelante con la operación, creándose un núcleo duro dentro de la plantilla encabezado por Papiss Cissé y Demba Ba que amenazaban con no jugar con dicha camiseta en caso de seguir adelante el acuerdo.

La situación quedó en una ambigua postura con la llegada del final de temporada, postura que se agrió con el inicio de la pretemporada y la decisión de Papiss Cissé de abandonar incluso el conjunto inglés de no dar marcha atrás en el asunto del patrocinador de la camiseta. De hecho, el senegalés no se presentó a la concentración del equipo en Portugal. Así, mientras la directiva se afanaba en hallar soluciones al conflicto, que podrían pasar por la salomónica decisión adoptada en su día en el Sevilla FC con Frederic Kanouté en una situación similar y que supuso que el jugador fuera el único del once del Sevilla que jugara con una camiseta sin publicidad, Cissé se convertia en el paradigma de los miles de musulmanes británicos que veían en la decisión del jugador como el ejemplo más claro de cómo hay que defender unos valores.

Sin embargo, ese verano ‘horribilis’ del que hablábamos no había hecho más que comenzar para el jugador de Senegal. Así, días después de esta firme decisión, el jugador era ‘cazado’ en las instalaciones de un casino jugando a los juegos de azar, algo que también prohíbe la ley musulmana, por lo que la figura de Cissé como adalid de sus creencias caía en picado entre los seguidores musulmanes, un hecho que a buen seguro utilizarán los directivos para convencerle de que, si obvia el precepto de no jugar a juegos de azar, también puede no ser tan estricto con el tema del patrocinador.

Pero las ‘calamidades’ no parecen quedar así. Hace tan sólo unos días, la firma norteamericana Nike, patrocinadora personal del jugador, le hacía llegar el nuevo juego de botas de Cissé para este inicio de temporada. Y lejos de convertirse en un hecho agradable, no ha dejado de ser más que un elemento más para la burla del jugador al difundirse por las redes sociales el error cometido por los norteamericanos al ‘rebautizar’ al jugador con el nombre de ‘Sissé’, nombre que aparece en esas botas personalizadas.

El asunto ha sido objeto de mofa dentro del propio vestuario, donde su compañero Sammy Ameobi se ha encargado de difundir una fotografía con el error de Nike a través de las redes sociales, por lo que las bromas acerca del ‘nuevo fichaje’ del Newcastle, ‘Sissé’, se suceden, algo que no parece gustar demasiado al jugador de Senegal. Lo dicho, un verano ‘horribilis’ que el delantero está deseando acabar.