El valor de Ronaldinho cae hasta un 98%

0
Ronaldinho con su nuevo club
  • La caída del valor de mercado de Ronaldinho asciende ya a un 98% respecto a su punto de máxima valoración cuando militaba en el FC Barcelona
  • Su descenso en esa valoración es paralelo al descenso que también sufre en cuanto a su valor comercial para las marcas en el mercado

Año 2006. El internacional brasileño del FC Barcelona es considerado el jugador con mayor valor comercial del mundo gracias a los alrededor de 47,6 millones de euros de beneficios que era capaz de generar, lo que le encumbraba a lo más alto de los futbolistas más marketeables de aquel año, superando a estrellas del mundo del fútbol y del marketing como David Beckham o Way Rooney.

El brasileño, de 26 años de edad entonces, se encontraba en la cima de su carrera, tanto futbolística como a nivel comercial. Ocho años después, ya en el ocaso de la misma, su valor se ha depreciado hasta límites insospechados.

De la cima al ostracismo

Un año después, Ronaldinho alcanzaba su máximo valor de mercado: 80 millones de euros, una cifra en gran parte conseguida por su excepcional rendimiento deportivo y en parte por su enorme capacidad mediática y comercial a nivel mundial. Hoy, casi 8 años después, Ronaldinho acaba de firmar hace tan sólo unas semanas por el conjunto mexicano de los Gallos Blancos de Querétaro por apenas 1,5 millones de euros.

En total, un 98% de depreciación, en un movimiento decreciente que ha sido constante desde que abandonó el FC Barcelona en el año 2008 para incorporarse al AC Milán. Ya entonces su valor cayó hasta 35 millones de euros. Tan sólo dos años después, su traspaso al Flamengo provocó que su cotización se asentara en los 27,5 millones de euros. En 2012 su cotización cae hasta los 4 millones de euros con su fichaje por el Atlético Mineiro, club en el que ha estado militando hasta llegar a los apenas 1,5 millones de euros.

Sus relaciones con los patrocinadores, también en caída

De generar millones de euros con su imagen comercial, que alcanza su punto culminante con el lanzamiento de las conocidas Dinho R10, de Nike, allá por la temporada 2006/2007, a una pérdida paulatina en los ingresos procedentes de sus patrocinadores que va en consonancia con la pérdida de protagonismo según iba cambiando de club.

Su salida del Barça provocó que un gran número de sus patrocinadores personales abandonaran al brasileño. El que su destino fuera el Milan atenuó un poco la caída de sponsors en torno a Ronaldinho, pero su marcha a Brasil provocó que los grandes patrocinadores del brasileño quedaran reducidos a unas pocas firmas. El golpe definitivo le llegó con su fichaje por el Atlético Mineiro, donde apareció en rueda de prensa con una lata de Pepsi, lo que provocó la rutpura del acuerdo que le unía a Coca Cola y por el que percibía unos 500.000 euros al año.

En el conjunto mexicano esperan que la llegada del otrora crack brasileño sea un revulsivo que incremente el actractivo del club para las firmas y marcas comerciales en México, algo que muchos especialistas sin embargo ponen en duda ante el valor, cada vez más decreciente, del brasileño.