El último “regalo” de la NFL a Reebok indigna a Nike

0

Hace poco os hablaba del hecho de que Nike ya estaba comenzando a frotarse las manos con la decisión de los Indianapolis Colts de dar la carta de libertad a su superestrella Peyton Manning.
¿Y por qué beneficiaba ese anuncio a Nike? Pues porque desde que el mes pasado Nike se hizo con los derechos de las camisetas de todos los equipos sustituyendo a la hasta entonces proveedora Reebok, la compañía se frota las manos ante la expectación generada por una de las grandes estrellas de la NFL y su posible destino ya que, recale donde recale Manning, las ventas de su nueva camiseta se vendarán como rosquillas por todo el mundo. Sin embargo, la NFL, y concretamente la franquicia a la que finalmente ha ido Manning, los Denver Broncos, han hecho un último servicio a Reebok como despedida que ha indignado profundamente a Nike.

En la presentación del ya nuevo jugador de los Broncos, Manning apareció sujetando una camiseta de su nuevo equipo con su carismático número 18 a la espalda. Hasta aquí todo normal. Y sería todo normal si no fuera por el hecho de que la nueva camiseta que portaba Manning, la que le facilitó el equipo, pertenecía aún a Reebok, puesto que Nike ha repetido en múltiples comunicados que sus nuevos uniformes no estarán listos hasta las primeras semanas de Abril. Esto ha generado un aluvión de peticiones ante lo que se considera una camiseta objeto de culto por dos motivos: primero, por ser la nueva camiseta de Peyton Manning tras abandonar los Indianapolis Colts; y segundo, por ser la última camiseta de Reebok con Manning, y precisamente ha sido la primera de Manning con otro equipo.

Las peticiones de esa ansiada camiseta ha desbordado a la tienda oficial de la franquicia, que en un último favor a Reebok, ha hecho enormes pedidos de la citada camiseta para poder abastecer todas las solicitudes que tiene. Y Nike, que se las prometía muy felices con todo esto, viendo sin poder hacer nada como la filial de Adidas se llevaba toda la gloria con la nueva camiseta de Manning. Ante esta situación, ha puesto el grito en el cielo y ha sacado un duro comunicado criticando duramente la actitud de la NFL y la poca defensa de sus intereses por parte de la liga, a lo que la liga ha respondido que “cada franquicia decide como organizar sus conferencias de prensa”, desviando toda responsabilidad en el asunto sobre la franquicia de Denver.

En definitiva, un último favor que la NFL ha hecho a Reebok, agradeciendo quizás los servicios prestados.