El último fichaje de McLaren pone de los nervios a Honda

0
98
  • La escudería británica ha alcanzado un importante acuerdo con la firma de motores alemana para desarrollar motores más eficientes para sus coches de calle en una relación que, en principio, no descarta su extensión a la Fórmula 1

A pesar de que en los últimos dos años (los primeros de una relación inicial de tres) se han vertido desde Woking alguna que otra “amenaza” velada (o no tan velada) respecto al futuro de la relación que une a McLaren, una de las escuderías históricas de la Fórmula 1 con la multinacional japonesa Honda, no ha sido hasta ahora, con el último acuerdo comercial alcanzado por la firma británica, cuando desde Honda han comenzado a ver con verdadera preocupación su relación con McLaren y el futuro de la misma.

Sin resultados

El primer año de la relación McLaren-Honda pudo calificarse, sin mucho temor a equivocarnos, como un verdadero desastre. Fruto de la falta de adaptación, quisieron hacer ver desde la escudería británica. Más sin embargo la continuidad en el tiempo de los problemas y la falta de fiabilidad de los motores suministrados por Honda pronto comenzaron a poner en duda esa “falta de adaptación” como problema real de dicha relación.

El segundo año, la temporada pasada, poco varió. Los problemas y fallos no fueron tan evidentes como en el primero pero la situación no llegó a variar en exceso. Con una imagen sumamente desprestigiada y una reputación por los suelos, las partes se aventuran a iniciar un tercer año de relación que se antoja fundamental en el futuro de la misma puesto que se revisará las condiciones del contrato y la oportunidad o no de continuar adelante con el proyecto, confiando en que esta vez sí, éste sea el año de la consagración definitiva de una unión que cuando se anunció en su momento prometía grandes días de gloria para los aficionados de McLaren.

El último fichaje de McLaren pone de los nervios a Honda

Sin embargo, las partes han comenzado 2017 tal y como cerraron 2016: con fuertes sospechas de que, una vez más, tampoco este año será aquél en el que se logre colocar a la escudería británica donde se merece. Si bien es cierto que todos los indicios hablan de importantes avances, no lo es menos que los mismos tan sólo servirán para que, por lo menos, McLaren no tenga demasiados problemas para entrar en la Q3 los sábados, un logro que tanto para dirigentes como para aficionados se antoja muy escaso para el potencial que se les presume.

Con este escenario, y a la espera de esa reunión por parte de los máximos mandatarios de ambas entidades en la que se debata la continuidad o no de la relación, la escudería británica ha hecho público un anuncio que no ha gustado nada en Honda y que ha llevado la incertidumbre a la firma japonesa. Así, McLaren acaba de firmar un importante acuerdo con la compañía BMW, acuerdo que se centrará como objetivo principal en las mejoras en su coche de calle investigando un nuevo motor que consiga la máxima potencia con las mínimas emisiones.

La colaboración se centrará en el estudio de motores de nueva generación que llevarán los coches de ambas marcas, una colaboración que no es nueva y que la última vez dio lugar al McLaren F1, con motor V12 de 6,1 litros y 635 caballos de potencia que llegó a ser el coche más veloz del planeta hasta 2007 con cifras cercanas a los 400 km/h.

Si a esto le sumamos los incesantes rumores que hablan del potencial retorno de BMW a la Fórmula 1, retorno que firmaría con la llegada de un motor híbrido V6 turbo listo para montarlo en un monoplaza y ponerlo en marcha en ese supuesto proyecto secreto en el que se convertiría su retorno a la F1, las especulaciones sobre esta nueva alianza entre McLaren y BMW se han disparado, y el temor en Honda acerca de su proyecto conjunto con la firma británica no deja más que crecer. No en vano, lo último que quiere Honda es la finalización de un contrato que dejaría a la firma japonesa en términos de imagen muy tocada a nivel mundial tras los ridículos hechos durante estos años de vinculación a los británicos.

No debemos olvidar que en la última etapa de BMW en la Fórmula 1, que se cerró en 2009, la compañía alemana se encargaba de suministrar los motores a la escudería Sauber, unos motores que permitieron a los suizos posicionarse como una de las mejores escuderías del momento que alcanzó su punto álgido con la victoria de Robert Kubica en el año 2008.

La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport