El tenis recibe 2015 como cerró 2014: sin Nike ni adidas en el nuevo escenario mundial

0
Rafa Nadal, último embajador de Nike en el Open de Australia
  • De los seis torneos que se habrán disputado cuando acabe el presente Open de Australia en el calendario ATP 2015, cinco ATP World Tour 250 y un Grand Slam, adidas y Nike tan sólo han estado presentes en una final cada uno

La llegada del nuevo año ha venido a confirmar una tendencia que ya se presuponía en 2014 tal y como informamos en nuestro Especial MD: La rebelión de las marcas en el tenis. Así, lejos de recuperar posiciones, las dos grandes dominadoras del mercado, Nike y adidas, han vuelto a vivir en sus carnes la eliminación en el cuadro masculino del primer Grand Slam de la temporada, dejando nuevamente paso a pequeñas y pujantes firmas que van copando el interés y la atención de los aficionados dentro de un deporte tan sumamente especial como es el tenis.

Nike y adidas, sin representantes

La eliminación de Roger Federer a manos del italiano Andreas Seppi en tercera ronda del Open de Australia de Tenis 2015 encendió las luces de alarma en la multinacional norteamericana Nike. En adidas en esa misma ronda perdía Fernando Verdasco, otro de los grandes embajadores de la firma alemana en los que tenía gran parte de sus esperanzas depositadas tras la baja de última hora por lesión del francés Jo-Wilfried Tsonga.

Las dos grandes firmas comenzaban el año con el temor que vivieron en gran parte de la temporada pasada, con unas pujantes firmas primerizas que amenazaban el status quo existente en el mundo del tenis, una tendencia que ya apareció en 2014 y que, visto lo visto, parece ser que tendrá continuidad en este 2015. La caída en cuartos de Rafa Nadal, último representante de Nike, ha dejado al torneo sin representación alguna de las dos grandes firmas en semifinales de uno de los torneos más prestigiosos del mundo del tenis.

El tenis recibe 2015 como cerró 2014: sin Nike ni adidas en el primer Grand Slam

Con los grandes embajadores de ambas compañías fuera de combate, las semifinales del primer Grand Slam de la temporada reedita lo vivido durante gran parte de la temporada 2014: que las pequeñas firmas están teniendo un papel cada vez más protagonista que está dejando fuera de juego a las dos marcas otrora dominantes del sector.

De este modo, las primeras semifinales de un torneo Grand Slam de esta temporada volverán a estar protagonizadas por firmas como H&M, que ya  ha logrado clasificar a Tomas Berdych; Under Armour, que estrena patrocinio con Andy Murray; Yonex con Stanislas Wawrinka o Uniqlo con Nishikori Kei y Uniqlo otra vez, con Novak Djokovic o New Balance, con Milos Raonic.

El inicio de la temporada, sólo una ilusión para Nike

El calendario ATP 2015 comenzó con una esperanzadora final para la multinacional norteamericana Nike. Así, el partido que decidía el primer título de la temporada, el Torneo Internacional de Brisbane, catalogado como ATP World Tour 250, deparó una final con Nike en la piel de Roger Federer, a la postre vencedor, y Milos Raonic, que “coló” a New Balance en la primera final del año.

Otro ATP World Tour 250, el Aircel Chennai Open, segundo torneo de la temporada, deparó un enfrentamiento en la final Jonex (Wawrinka) frente adidas (Aljaž Bedene) en lo que era la primera aparición de la marca alemana en un torneo de tenis esta temporada.

Doha, con su Qatar ExxonMobil Open, también del mismo nivel ATP World Tour 250, vio triunfar a Umbro de la mano del español David Ferrer, que se impuso a Thomas Berdych, equipado por H&M. Otra vez Umbro en el Apia International Sydney, de la mano de Viktor Troicki, llamaba la atención al vencer en la final a Mikhail Kukushkin, equipado por Sergio Tacchin, también del ATP World Tour 250.

En definitiva, en cinco torneos previos al Australian Open, Nike sólo cuenta con el título de Federer en Brisbane y adidas con la final del Aircel Chennai Open gracias a la presencia de
Aljaž Bedene. El resto de 8 finalistas estaban representando a marcas diferentes a Nike y adidas, algo que volverá a repetirse en la final de este Open de Australia. 2015 comienza, para desconsuelo de Nike y adidas, de la misma manera que se cerró 2014: con las marcas pequeñas “borrando del mapa” a las todopoderosas Nike y adidas.