El River-Boca, visto desde la perspectiva de la batalla Nike-adidas

0

El próximo domingo, Argentina se paralizará para seguir las evoluciones de los 22 jugadores que salten al terreno de juego para disputar el clásico entre los clásicos dentro del fútbol de aquel país, el River-Boca, encuentro que se celebrará en el estadio de River y para el que las expectativas creadas sobre el mismo están altísimas dada las buenas vibraciones con las que llegan ambas escuadras al clásico.

Sin embargo, si sobre el terreno de juego se dirimirá quién supera al gran rival en la cancha, fuera de él existe otro clásico, expandido ya a nivel mundial, que liberará otra importante batalla para dirimir, igualmente, quién manda dentro de su sector. Hablamos del no menos importante encuentro que enfrentará a las dos marcas de ropa deportiva más importantes del mundo: Nike y adidas.

Como suele ser nota común en la mayoría de países futboleros, en Argentina ocurre igual que en tantos y tantos otros países: adidas tiene en su poder a uno de los dos grandes equipos del fútbol de ese país mientras que el otro está en manos de su gran rival, la firma norteamericana Nike. Así, casos podemos encontrar por doquier: España (Real Madrid-adidas y FC Barcelona-Nike), Italia (AC Milan-adidas y Juventus-Nike), Inglaterra (Chelsea-adidas y Manchester United-Nike) y así podríamos continuar con un largo etcétera que muestra por un lado, la enorme rivalidad existente entre ambas firmas y, por otro lado, el duopolio al que tienen sometidos casi en exclusividad al panorama futbolístico (y podríamos decir deportivo en general) a nivel mundial.

En Argentina, como decimos, el gran clásico entre los clásicos se disputa este domingo. Y de la misma manera que ocurre en los países citados y en muchos más, Nike y adidas también plasmarán su enorme rivalidad dentro y fuera del terreno de juego.

River lleva una gran parte de su historia más reciente unida a la marca alemana adidas. Su relación data de principios de los años 80 y se ha mantenido fiel en el tiempo en una unión que debe ser de las más lóngevas de las existentes entre marcas y entidades deportivas dentro del fútbol argentino (y mundial). Su último contrato, sin embargo, ha roto moldes en cuanto a lo que percibe el conjunto del Millonarios por parte de la marca alemana: algo más de 6,5 millones de dólares por un acuerdo que seguirá uniendo a las firmas hasta el año 2018, en lo que se ha convertido en el más importante contrato de sponsorización técnica que jamás haya firmado River con una marca y en el más grande de los que hasta ahora había firmado con la firma de las tres tiras. Muchos hablan de que este notable incremento en la remuneración a percibir por River de adidas sale del supuesto interés con el que Nike habría comenzado a filtrear, antes de la renovación de adidas con River, con el conjunto argentino a fin de obtener los beneplácitos de los Millonarios y poseer en su portfolio, junto con Boca, también a River, lo que supuestamente habría obligado a reaccionar a adidas con el objeto de no perder a uno de sus más preciados valores en Argentina.

En el bando opuesto se encuentra Boca, unida también desde hace tiempo a la marca norteamericana Nike, gran rival de adidas. Y aunque su relación no es tan dilatada en el tiempo como la que muestran River y adidas, sí también es una de las más extensas en el panorama futbolístico argentino. Así, Nike llegó a Boca allá por el año 1996 y, a finales del año pasado, en esta ocasión propiciado por la amenaza de Boca de comenzar a negociar con otras firmas de no cumplir con sus aspiraciones económicas, la firma norteamericana incrementó de manera notable la aportación realizada a favor de Boca de forma anual hasta el punto de convertirse, este sí, en el mayor acuerdo que un club de fútbol argentino haya firmado jamás con cualquier marca de ropa deportiva para su sponsorización técnica. Traducido en términos económicos, Nike abona a Boca unos 8 millones de dólares al año, acuerdo que se extenderá hasta un año después de finalizar el de River con adidas, esto es, hasta el año 2019.

Sobre el campo, además, jugadores de ambos equipos mezclarán sus patrocinios personales de ambas marcas tanto en uno como en otro bando, en lo que será un nuevo duelo entre las dos marcas de ropa deportiva más importantes del mundo. Un duelo que se celebrará entre bambalinas, al calor del que disputarán dos clubes tan legendarios como River y Boca pero que para nada tendrá que envidiar al que deparen en el cesped los jugadores de ambos equipos. Las espadas están en todo lo alto y River y Boca luchan por acercarse al lider de la clasificación. Mientras tanto, Nike y adidas lo harán por demostrar su supremacía en el fútbol argentino.