El refundado Rangers Football Club no podrá jugar en la Liga Escocesa

0

Jarro de agua fría para los aficionados del antiguo Glasgow Rangers, que tras la declaración en quiebra y bancarrota, vieron una luz de esperanza con la ‘refundación’ del club bajo el nombre de Rangers Football Club, tal y como os conté no hace mucho por aquí (Ver Artículo en MD).

Y las malas noticias vienen no ya de las autoridades gubernativas escocesas si no desde la propia liga de fútbol escocesa, que ha considerado que el nuevo club, el Rangers Football Club, no puede participar en la Primera División Escocesa. Así, tras más de cinco horas de reunión, la liga escocesa anunció que sus socios votaron de manera
“abrumadora” en contra de la petición para sumarse este año a la
competición del Rangers. Así, el Glasgow Rangers, o mejor dicho, el nuevo Rangers Football Club,  fue expulsado ayer miércoles de la próxima edición de la Scottish Premier League (SPL) después de que los clubes escoseses votaran por amplia mayoría excluir al club más laureado de Escocia con 27 ligas y 33 copas, de la primera división escocesa. El club de Ibrox Park,
que pronto será liquidado, pidió volver a la liga después de
constituirse como una nueva compañía pero su petición fue denegada a
causa del voto de los demás clubes escoceses.

De esta manera, el Rangers Football Club se verá abocado a jugar en la First Division escocesa, que vería la llegada del club como un soplo de aire fresco que traería dinero procedente de los derechos de emisión de los partidos del Rangers. “No hay mal que por bien no venga”, se dicen entre los dirigentes de la Scottish Footbal League (AFL) y la Scottish Football Association (SFA). Por su parte, es más que seguro que la plaza que ahora deja el Rangers sea ocupada de manera definitiva por un recién descendido en esta temporada, el Dunfermline, aunque este extremo aún no ha sido confirmado.

La decisión de la SPL supone un verdadero mazazo para las aspiraciones de saneamiento del Rangers, que ve ahora como numerosos sponsors y patrocinadores se plantean la viabilidad de acompañar al conjunto más laureado de Escocia en su militar por la segunda división escocesa, o esperar a su retorno a Primera, dado el daño que a la imagen del propio club ha supuesto su entrada en bancarrota. La pérdida de sponsors puede ser una nueva piedra en el camino del Rangers por tratar de recuperar su imagen, vitola y honor dentro no ya de la liga escocesa si no a nivel internacional, imagen que ha quedado seriamente dañada.

Ahora, con este descenso, parece la puntilla definitiva a un histórico. Lo único que falta por saber es si el nuevo propietario continuará al frente o con esta noticia, abandonará el barco y lo dejará a la deriva.