El PSG vuelve a la carga y exige una fortuna a Nike para renovar

0

Llevábamos ya varios meses donde la negociación PSG-Nike parecía haberse quedado en un segundo plano, algo que pretendían los dirigentes de Nike a fin de apaciguar las enormes aspiraciones económicas que el nuevo dueño del PSG pretendía obtener por parte de la marca que equipara al club.

Sin embargo, para lamento de la firma norteamericana, el asunto no ha caído en el olvido en los dirigentes del conjunto parisino sino más bien, dada la línea de tiempo seguida en este asunto, todo pareciera indicar que el asunto ha estado en stand by mientras se resolvían otros importantes temas en el conjunto de Paris, como la llegada del nuevo entrenador que sustituyera a Carlo Ancelotti, que se fue al Real Madrid.

Pero resueltas estas circunstancias, el PSG ha vuelto a la carga y ha manifestado que va a iniciar una ronda de contactos entre otras marcas para asegurarse de dos aspectos: cuál es su disponibilidad para incorporarse al PSG como nuevo sponsor técnico en sustitución de Nike y, por otro lado, cuánto estarían dispuestos a ofrecer, hecho éste que le supondría una notable ayuda al propio PSG para situarlo en el suelo respecto a la valoración que las marcas hacen de su camiseta.

El PSG, ya lo hemos comentado, considera que lo que obtiene actualmente de los norteamericanos, con los que aún tiene contrato durante una temporada más, unos 6,5 millones de euros, es una cifra más que insuficiente para un club como el PSG. Y si tenemos en cuenta las recientes operaciones de los últimos años, sobre todo en clubes de la premier, donde Warrior rompió el mercado con su incorporación al Liverpool por casi 30 millones de euros y donde Puma ha acabado de hacer saltar la banca quitándole a Nike precisamente un club como el Arsenal a razón de 30 millones de euros al año, esto ha dado alas al dueño del PSG para considerar que, para comenzar a negociar, la marca que lo desee, en claro mensaje a Nike, debe poner sobre la mesa un mínimo de 20 millones de euros, aunque la cifra definitiva que desea obtener se acerca más a esos 30 que ya han desembolsado Puma o Warrior que a los 20, puesto que consideran que la marca PSG no es para nada inferior a la marca Liverpool o a la marca Arsenal.

En Nike ven las cosas de otro modo. Evidentemente, la propia marca es consciente de que lo que actualmente desembolsa al PSG es una cifra quizás inferior a lo que debería, pero para nada pretende llegar a esos 30 millones de euros que exige el PSG. Recientemente Nike se ha incorporado a la Federación Francesa de Fútbol a razón de casi 40 millones de euros al año y un nuevo desembolso de ese calibre le descuadraría todo el presupuesto que los norteamericanos tienen destinado a un país como Francia. Para convencer, Nike saca a la luz su dilatada relación con el PSG, de casi 25 años, y donde ni siquiera en los momentos más difíciles abandonó a los parisinos a su destino.

Sin embargo, esto no parecen ser argumentos suficientes para el nuevo dueño del PSG y si antes amenazaba a Nike con la llegada de una firma afín a los intereses árabes, la suiza Burrda, ahora se descuelga abriendo el abanico de posibles candidatas a firmas como Puma o, incluso, la gran rival de Nike, adidas, algo que sí que preocupa y mucho a los dirigentes norteamericanos.

Las espadas están en todo lo alto y el PSG pretende dar el asunto por cerrado en los próximos meses, más pronto que tarde si es posible. Veremos quién aguanta más en esta partida de poker, quién lleva la mano ganadora y quién va de farol.