El primer spot de Messi como protagonista fue… para Nike!!!

0
Leo Messi en uno de los pocos comerciales que grabó para Nike
  • El argentino protagonizó uno de sus primeros (y últimos) comerciales con Nike en el año 2005
  • Ese mismo año, a la vuelta del Mundial sub20, el jugador firmaba con adidas 

El mundo del deporte en general y de la industria del marketing deportivo está lleno de curiosidades que, años después, llaman poderosamente la atención por las circunstancias en sí. Una de estas curiosidades la protagonizó en el año 2005 un joven argentino que soñaba ya por entonces con despuntar en uno de los equipos más importantes del mundo.

“Recuerda mi nombre”

Era el año 2005. La multinacional norteamericana Nike lanza una campaña que tiene como objetivo fomentar y dar a conocer las promesas del futuro de uno de los equipos más importantes del planeta fútbol: el FC Barcelona. Con el himno del club azulgrana como banda sonora, durante el spot la multinacional va haciendo un recorrido por jóvenes jugadores de la entidad que sueñan con acabar siendo las estrellas del futuro en el club blaugrana.

Mientras van apareciendo jóvenes jugadores del filial azulgrana pronunciando su nombre, la firma de ropa deportiva va acelerando el comercial hasta llegar a un joven jugador que se dispone a lanzar una falta por encima de la barrera. Tras golpear a la pelota, se vuelve a la cámara para sentenciar: “Recuerda mi nombre: Leo Messi”.

El inicio del fin

Esta curiosa nécdota cobra aún mayor relevancia si tenemos en cuenta que tan sólo unos meses después de lanzar el spot, el argentino acabaría sucumbiendo a los encantos en forma de dinero procedentes de adidas y, a pesar de tener, en teoría, un preacuerdo firmado con la multinacional Nike, después de la disputa del Mundial sub20 en el que el argentino fue nombrado mejor jugador, a su regreso a Barcelona, los representantes comunicaron a Nike su decisión de abandonar la que hasta entonces había sido su marca para firmar con adidas.

Los motivos: fundamentalmente económicos: Nike firmó un preacuerdo antes de la disputa del Mundial sub20 en el que se comprometía a abonar al argentino durante su primer año del nuevo contrato hasta 180.000 euros, una firma importante para un jugador que apuntaba maneras pero que nadie podría imaginar la evolución que llegaría a tener a lo largo de su carrera para acabar siendo nombrado en cuatro ocasiones Mejor Jugador del Mundo, pero que sin embargo se quedaba en poco menos que calderilla en comparación con los 600.000 euros que adidas ponía encima de la mesa durante ese primer año para lograr hacerse con una de las principales promesas jóvenes del momento.