El polémico ‘Azul’, ¿marketing o innovación?

0

Para muchos, una aberración a la historia y a la tradicción. Para otros, simplemente una genial estrategia de marketing.

Para el común de los mortales, una polémica que poco o nada tiene que ver en sí mismo con el deporte en cuestión, a la influencia de la misma en el tenis. Pero sin duda alguna, una medida que, acertada o no, está dando que hablar y mucho.

Para comenzar están tenistas de la talla de Rafa Nadal o Novak Djokovic que se han apresurado ha afirmar que es un auténtico ataque a la tradicción del tenis y que la propia ATP no debería haber aprobado su utilización. En el otro extremo de la balanza, la posición de otros tenistas como Fernando Verdasco o Venus Williams, que estuvieron presentes en la presentación de las nuevas pistas, que la han considerado como una gran idea. Pero, ¿y detrás de todo esto que se oculta realmente?

Detrás de toda esta polémica se esconde la mano de Ion Tiriac, ex tenista, banquero y dueño del torneo, ganador de dobles de Roland Garros en el año 1970, entrenador de estrellas del Tenis como Becker o Vilas y hoy considerado por Forbes como una de las grandes fortunas del mundo, estimada en más de 1.000 millones de dolares. Y éste se ampara en investigaciones realizadas por el Instituto Tecnológico de Color Óptica e Imagen Profesional para dar fundamento al polémico color: “está demostrado que el azul absorbe más la
luz y se ve mejor todo lo que sucede. Para los jugadores supone una
mejora del 22 por ciento y para los televidentes del 17. Esta innovación
mejora lo que había”, responde cada vez que se le menciona la polémica. Sin embargo, al igual que ocurrió con la decisión de utilizar modelos para ejercer las funciones de recogepelotas en el mismo torneo, ahora con el azul de las pistas lo que ha hecho no es más que afianzar la imagen de la marca Master de Tenis de Madrid: “No hay un torneo que haya dado saltos tan largos en periodos tan cortos, que se haya ubicado en el circuito ATP en un periodo tan corto de tiempo”. En definitiva, parece justificar aquello de que “se hable de uno, bien o mal, pero que se hable”.

Lo que es indudable es que la estrategia, ya sea basándose en las investigaciones a las que alude, o ya sea como respuesta a una marcada y estudiada política de marketing, ha conseguido indudablemente activar la marca hasta límites insospechados, y tal y como él mismo afirma, en un periodo cortísimo de tiempo. Realmente, pocos han conseguido tanto en tan poco tiempo. 

Tal es el resultado obtenido que ya muchos se animan a seguir el ejemplo marcado por Tiriac. En los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012, la competición de Hockey sobre hierba se llevará a cabo en las instalaciones del Riverbank Arena, campos de cesped artificial de color azul, y en el Open de Australia, también del circuito de la ATP, sus responsables ya se están planteando dar un golpe de efecto para disputar la próxima edición sobre hierba azul. Lo que sea para estar en el top de las noticias de todas las agencias del mundo.

Ya sea fruto de las investigaciones realizadas o ya sea fruto de la estrategia comercial, como digo, Tiriac se puede sentir orgulloso de que, a partir de ahora, un color, el azul, se identifique con una marca, el Master de Madrid de Tenis, cuya marca se consolida a pasos agigantados. Los que están igualmente encantados son el resto de patrocinadores y sponsors oficiales del torneo, en especial, la aseguradora Mutua Madrileña de Tenis, de color corporativo azul, igual que las pistas.