El plan de Under Armour con Durant es más ambicioso de lo esperado

0
Kevin Durant ya ha recibido la oferta por parte de Under Armour

  • El plan de Under Amour con el jugador de los Thunder va mucho más allá de convertirlo en su máximo embajador
  • La marca tiene una ambiciosa estrategia que acabaría con Durant en los Wizards en dos años

Cuando hace tan sólo unas semanas Kevin Durant anunciaba la renuncia a su participación con la Selección Estadounidense de Baloncesto en el próximo Mundial FIBA de España que comenzará en tan sólo unos días alegando un supuesto agotamiento físico y mental tras llevar dos semanas concentrado con esta nueva versión del Dream Team, en Marketing Deportivo MD dimos un punto de vista diferente sobre los motivos reales, fundamentalmente comerciales, que habrían llevado a Durant a adoptar tal decisión.

Pocos medios de comunicación se hicieron eco entonces de esta posibilidad alejada de la versión oficial dada por el jugador acerca de estos verdaderos motivos que llevaban al de los Thunder a renunciar a la selección norteamericana. Es más, supuestos especialistas de medios deportivos consideraron esos motivos que exponíamos como una versión sensacionalista orientada a llamar la atención de nuestro medio. Hoy, un par de semanas después de nuestro artículo donde explicábamos que muy probablemente detrás de esa decisión de Durant estuviera la descomunal oferta que Under Armour le había puesto encima de la mesa para abandonar Nike, y tras la sucesión de declaraciones al respecto de las partes  implicadas, esos mismos medios de comunicación deportivos comienzan a valorar que, quizás, haya algo más que un agotamiento físico y mental en la decisión del último MVP de la NBA para no disputar el Mundial.

Sin embargo, el plan de Under Armour para/con Kevin Durant es mucho más ambicioso que el simple hecho de convertir a uno de los mejores jugadores de toda la NBA en su embajador y punta de lanza dentro de la liga profesional de baloncesto norteamericana.

Arrebatárselo a Nike y convertirlo en punta de lanza de la estrategia de Under Armour

A estas alturas de los hechos, muy pocos sean los que probablemente desconozcan esa oferta ya confirmada por las partes de Under Armour al crack de los Thunder. Conocedores de la próxima conclusión de la relación que une al pivot de Oklahoma con la multinacional norteamericana Nike, y que le ha reportado en los últimos 7 años una cifra cercana a los 60 millones de dólares, en la también norteamericana Under Armour lo vieron claro desde el principio. Al igual que le habían quitado a Nike hace unos años a Stephen Curry, ahora tenían que ir a lo grande y adelantarse a la oferta de renovación que Nike plantearía al jugador y a posibles cantos de sirenas procedentes de otras compañías como adidas o las pujantes firmas asiáticas.

Para ello, puso encima de los nuevos representantes de Durant, la agencia de representantes del rapero Jay-Z, Roc Nation, una descomunal cifra que cogió en completo fuera de juego a Nike: casi 300 millones de dólares por un acuerdo de 10 años de duración. La posterior gravísima lesión de Paul George planteó el temor en el entorno de Durant de arriesgar esa cifra ante una inoportuna y desafortunada posible situación similar a la vivida por el de los Pacers. Ésto, unido a la poca gratificante idea para la que sería su nueva marca de vestir durante el Mundial calzado Nike cuando tenían apalabrado con Under Armour las bases de dicho acuerdo, provocaron que, tras llevar dos semanas concentrado con su selección, diera la espantada argumentando cansancio físico y mental. En los últimos días incluso el seleccionador nacional norteamericano ha manifestado su contrariedad ante la decisión de Durant, no en cuanto a los supuestos motivos alegados, que podría entenderlos según él, sino en cuanto al momento elegido: después de llevar dos semanas concentrados, sin comunicar durante las mismas síntoma alguno de esos motivos que expuso como argumento para su renuncia, y sin tiempo de aclimatación para su nuevo sustituto.

Roc Nation comunica la oferta

Hace tan sólo unos días, Roc Nation, la agencia a la que Nike acusa de haber intoxicado a Durant en su relación con la firma de Oregon, anunció lo que ya se sabía: el jugador (y ellos como representantes) habían recibido una oferta por parte de Under Armour que rondaba los 285 millones de dólares en un contrato de diez años de duración. Además, la firma se comprometía a la construcción de un centro social en la ciudad que llevaría el nombre de la madre del jugador.

Esta comunicación oficial por parte de Roc Nation responde al derecho de tanteo que tiene asegurado Nike para contrarrestar dicha oferta con otra igual o superior al jugador. Sin embargo, la última oferta máxima que Nike puso encima de la mesa de los representantes de Durant ascendía a apenas 20 millones de dólares anuales, unos 8,5 millones de dólares menos a los que se comprometía abonar Under Armour y sin mención alguna a ese futuro centro social que se comprometía a edificar los de Baltimore.

Ante este comunicado oficial de Roc Nation de la supuesta oferta recibida por parte de Under Armour, han sido muchos los medios de comunicación que se han comenzado a plantear ahora acerca de cuáles han sido los verdaderos motivos que han llevado a Durant a renunciar a su selección.

Un plan mucho más ambicioso

No obstante, el plan que tiene perfectamente diseñado y calculado milimétricamente Under Armour para Durant es un plan mucho más ambicioso y que pasa también por su carrera deportiva. A Kevin Durant aún le restan dos temporadas de contrato con los Thunder por una cifra que ronda los 41 millones de dólares. A partir de entonces, se convertirá en agente libre y llegados a esta punto, ya con el jugador en las filas de Under Amour, la firma desplegaría la segunda parte de su estrategia.

Under Amour es una compañía con sede en Baltimore, llamada a convertirse en el medio plazo en una de las grandes rivales de las dos gigantes que dominan el sector: adidas y Nike. Con índices de crecimiento anuales que están comenzando a inquietar a esas otras firmas, la estrategia de Under Armour pasa por una mayor exposición mundial a través de grandes deportes y grandes estrellas. Y aquí juega un papel fundamental esta alianza con Kevin Durant, alianza que no se limitaría a incorporarlo como mero embajador de la marca.

Conocida su situación contractual con los Thunder, Under Armour utilizaría este megacontrato con Durant para sentar las bases de la segunda fase de su estrategia: su fichaje por los Wizards una vez concluya su relación con Oklahoma y sea agente libre. Los Wizards, con sede ahora en Washintong, tuvieron una estancia de 9 años, entre 1963 y 1972, en la ciudad de Baltimore, sede precisamente de Under Armour, antes de dar el salto a su sede actual, Washington, ciudad natal de Durant, y posible destino de la construcción de ese Centro Social que se compromete a edificar la marca en su contrato con Durant.

Para la marca, llevar a Washington a uno de los mejores jugadores que ha dado la ciudad, sería todo un verdadero golpe de efecto a nivel nacional pero también a nivel internacional. La primera fase de la estrategia de Under Armour con Kevin Durant está en marcha. La segunda la conoceremos en apenas dos años.