El “plan” de Nike avanza: el Bayern se “mosquea” con adidas

0
Hopfner presidente del Bayern de Munich
  • El estratosférico acuerdo alcanzado por la marca alemana con el Manchester United comienza a generar críticas por parte de otros clubes a los que viste la multinacional
  • El primero en hacerlo de una manera pública y directa ha sido, precisamente, el Bayern de Munich, club del que la marca es incluso accionista

Era de esperar. Tan sólo se necesitaba tiempo para que el enorme tsunami que había provocado adidas con el megacontrato alcanzado con el Manchester United, casi 100 millones de euros por temporada, comenzara a provocar efectos más que desastrosos, sobre todo para la compañía, en su enorme portfolio de clubes a los que equipa la multinacional, en particular, en aquellos que pueden equipararse en notoriedad mediática, importancia y repercusión mundial al club británico.

Lo que no era tan de esperar era que, precisamente, el primero de esos clubes que todos tenemos en mente (Chelsea, Real Madrid, Milan,…) en aparecer en escena criticando la estrategia de adidas para hacerse con un club que en aquellos momentos tenía casi firmada la renovación con su hasta entonces sponsor técnico, Nike, haya sido precisamente el club más emblemático para la firma alemana: el de su país y aquel en el que adidas es accionista con un importante paquete de valores: el Bayern de Munich.

El Manchester United, ¿el gran error de adidas?

Todavía hoy, muchos especialistas (incluso dentro de la propia adidas) se preguntan cómo la marca alemana pudo alcanzar un acuerdo de esas dimensiones por un club, recordemos, que en el momento de alcanzarse se encontraba en una preocupante situación tanto deportiva como económica tras la marca de Alex Ferguson, situación que de la que aún no se ha recuperado, sobre todo teniendo en cuenta además que no es precisamente el United el que haya llevado la voz cantante en el panorama europeo en los últimos años. Sin ir más lejos, los tres últimos Campeones de la Champions League han sido dos clubes adidas, Chelsea, Bayern y Real Madrid y para ver en el palmarés de la competición un título del United hay que remontarse hasta el año 2008.

Era pues, más que evidente, que el que muchos consideran como dispendio realizado por adidas con el club británico pasaría factura, antes o después, a la marca alemana. Una factura que a buen seguro se iba a transformar una oleada de peticiones de revisión de contratos sobre todo por parte de estos grandes clubes que sí que triunfan a nivel deportivo en la esfera internacional y que amenazaba con provocar un movimiento sísmico de tal calibre en el sector del mercado de la sponsorización técnica que podía dar al mismo una vuelta al status actual existente.

El Bayern se “mosquea” con adidas

Y como decimos, el primer paso al frente ha llegado desde el flanco que menos esperaban en la marca: desde el propio Bayern de Munich. Así, tan sólo unas horas antes de la victoriosa asamblea de hace unos días en la que se presentaban los números de la entidad bávara (que por primera vez lograba superar los 500 millones de euros de ingresos), su presidente, Karl Hopfner, sorprendió a todo el mundo con unas declaraciones en las que criticaba abiertamente el acuerdo de adidas con el United y la posición de la marca dentro de la entidad alemana.

Así, Hopfner  puso en duda el amor de adidas hacia la entidad alemana. La marca se hizo con un paquete de casi el 10% de acciones del club a cambio de 75 millones de euros, además de desembolsar alrededor de 25 millones de euros anuales por equipar al club. Mucho dinero cabría pensar. Pero Hopfner habría la herida al preguntarse qué es realmente eso si adidas ha decidido abonar esos 100 millones de euros anualmente al club británico con la sola condición de clasificarse para Champions League cada temporada: “Es más que evidente que el acuerdo con el United no ha generado demasiada alegría entre nosotros, más bien lo contrario, está claro”, señaló, en un aviso para navegantes de lo que se le puede venir encima a la marca en los próximos meses. Preguntado si una revalorización del acuerdo con el Bayern sería una manera de alegrar a esos directivos, Hopfner respondió que sería una forma de solucionar el problema. El asunto ahora está pues en manos de los dirigentes de adidas, encabezados por su CEO, Herbert Hainer, que precisamente se sienta en la mesa de directivos de la entidad en calidad de accionista.

El “plan” de Nike avanza

Cuando se conoció que adidas firmaba por el United y con esas cifras, Marketing Deportivo MD fue el primer medio de todo en considerar lo que muchos en aquel momento ni siquiera plantearon: ¿Y si todo era una estrategia de Nike para llegar a clubes como el Real Madrid? Los norteamericanos sabían que la situación en el United, tras la marcha de Ferguson, sería de difícil reubicación al menos durante cuatro o cinco años (algo que le tiempo parece estar dándole la razón). Si a eso sumamos la excesiva facilidad con la que la marca se echó a un lado cuando tenía el acuerdo prácticamente cerrado con los británicos por casi 70 millones de euros anuales, comenzaban a sembrar serias dudas de si todo esto no sería un estudiado y maquiavélico plan de Nike para la autodestrucción (metafóricamente hablando) de adidas.

Se jugaba para ello con un importante cebo: dejar al United por la cifra acordada, 100 millones de euros anuales, hipotecaría la capacidad de reacción de adidas ante las más que esperadas (como así comenzamos a ver) peticiones y quejas de clubes mucho más en el candelero mediático actual gracias a sus logros deportivos que el conjunto de Old Trafford, como Real Madrid o Bayern entre otros. El hecho de que haya sido el Bayern el primero en dar el pistoletazo de salida no es más que un punto a favor más en este enrevesado supuesto plan de Nike, pistoletazo de salida al que seguirá, a no tardar mucho, otros clubes como el Real Madrid.

Así las cosas, lo que comienzan a plantearse en el entorno del Bayern es la posibilidad de que en el año 2020, cuando finalice la actual relación con adidas, el club pondere el cambiar de sponsor técnico que les equipe, algo que incluso han comenzado a filtrar desde las altas esferas alemanas, lo que plantea otro interesantísimo debate: ¿aceptará cualquier otro sponsor técnico llegar al Bayern sabiendo que adidas está en la directiva del club como accionista y que puede conocer, en todo momento, las estrategias de la nueva marca que equiparía a la entidad bávara? El plan de Nike avanza. Y en adidas comienzan a verlo ahora.


Presidente Hopfner enojado con Adidas – weiter lesen auf Augsburger-Allgemeine: http://translate.googleusercontent.com/translate_c