El nuevo San Mamés, una fuente de ingresos extra

0

La generación de ingresos atípicos va camino de convertirse, para las entidades deportivas en general y, en este caso, para los clubes de fútbol, en una de las tablas salvavidas a las que agarrarse las maltrechas economías de los mismos en los próximos años. La búsqueda y hallazgo de nuevas fuentes de generación de ingresos ajenos al normal desenvolvimiento del club es una de las claves para garantizar la llegada de una importante corriente económica que garantice la viabilidad del proyecto en el corto/medio plazo. Y los clubes lo saben.

La cuestión, por lo tanto, radica en tratar de hallar esas nuevas fuentes de ingresos, más atípicas, menos convencionales. Y en este apartado, va cobrando cada vez mayor importancia un elemento que hasta ahora, al menos en el fútbol español, quedaba reservado casi en exclusividad al hecho de ser el recinto donde el equipo local disputaba el encuentro y no verlo, más bien, como una fuente generadora de riqueza para la entidad a través de la explotación de sus múltiples posibilidades.

Así, durante el último año se está produciendo en el fútbol español una imporante serie de movimientos, sobre todo en los tres grandes clubes de la Liga BBVA, el Real Madrid, el FC Barcelona y el Atlético de Madrid, orientados hacia la explotación de los denominados naming rights de los que serán sus nuevos y reformados estadios, una práctica habitual en ligas como la Premier League o la Bundesliga desde hace años pero que en el fútbol español ha quedado limitado si acaso a pequeños escarceos de equipos como el Mallorca. La explotación comercial de clubes de la importancia de los citados es más que previsible que provoque una llamada en cadena no ya sólo al resto de clubes para sumarse a la comercialización de tales derechos, sino también a las firmas y marcas comerciales que acudirán a las puertas de los mismos para negociar la adquisión de ellos.

Pero el Real Madrid ha ido un paso más allá tal y como anunciábamos hace tan sólo unas semanas en Marketing Deportivo MD. Así, en el club blanco se están planteando la posibilidad de explotar un multipatrocinio del estadio que ayudaría a financiar una gran parte de las obras de reforma del Santiago Bernabéu. Y este patrocinio pasa por la explotación comercial no sólo de los derechos de naming rights del coliseum blanco sino además por la gestión y explotación comercial de las fachadas del estadio, diseñadas con importantes avances tecnológicos, como paneles led, capaces de cambiar de color las fachadas tal y como ocurre en el Allianz Arena de Munich y, lo que es mucho más innovador, emitir imágenes o spot, con el potencial que ello supone.

Este camino que ha comenzado a explorar el Real Madrid no ha pasado para nada desapercibido para otros clubes inmersos en procesos de renovación de sus vetustos estadios que están comenzando a considerar el rediseño de los mismos en base a estas nuevas tecnologías que permitirán la explotación de las fachadas laterales de los citados recintos. Este es el caso del Nuevo San Mamés, el nuevo coliseum del Athletic de Bilbao, en el que ya disputa encuentros a pesar de no estar totalmente finalizadas las reformas y que verá, definitivamente, concluídas sus obras, allá por el año 2015. Las especiales peculiaridades de las fachadas del estadio, inundadas de paneles LED, le habilitarán al club bilbaíno la posibilidad de explotar estas nuevas vías de obtención de ingresos atítpicos, cada vez más indispensables para la supervivencia no ya del proyecto, sino de los propios clubes.

El nuevo San Mamés dispondrá de tres enormes pantallas LED de una extraordinaria visibilidad y un alcance excepcional que adornarán la fachada principal, con la posibilidad además de cambiar el color. Todo ello motivará que los ingresos publicitarios  a considerar serán de proporciones importantes.

Cualquier estimación acerca de los ingresos a obtener para una plataforma como la citada se quedan cortas. Baste un ejemplo: el Ayuntamiento de Barcelona, tal y como cita Marca, recibió 100.000 euros de Nike por vestir a la emblemática estatua de Colón de azulgrana. Las posibilidades de estas nuevas instalaciones potenciarán que esos ingresos sean ridículos comparado a lo que se pueden obtener.

Los clubes se han dado cuenta por fin que los estadios son mucho más que enormes moles de hormigón y ladrillo donde se disputan los partidos de fútbol. Cada vez son más una parte imporante de su departamento de marketing que ayudarán a mejorar las finanzas de los clubes.

tendrá
un alto valor publicitario gracias a tres pantallas LED de
extraordinaria visibilidad y fenomenal alcance que finalmente adornarán
la fachada principal. Si a las potenciales imágenes se une la
posibilidad de que el campo cambie de color, el ingreso publicitario
será de grandes proporciones. Además, el Athletic podrá utilizar la
infraestructura para acciones propias.

Leer más: A partir de 2015 San Mamés podrá comercializar publicidad en sus pantallas LED – MARCA.com

tendrá
un alto valor publicitario gracias a tres pantallas LED de
extraordinaria visibilidad y fenomenal alcance que finalmente adornarán
la fachada principal. Si a las potenciales imágenes se une la
posibilidad de que el campo cambie de color, el ingreso publicitario
será de grandes proporciones. Además, el Athletic podrá utilizar la
infraestructura para acciones propias.

La
generación de los denominados ingresos atípicos dan vida a los clubes
de fútbol. El negocio del balón se encuentra más allá de la venta de
entradas, el traspaso de jugadores o el comercio en las tiendas
oficiales del club y los gestores de los distintos equipos siempre están
necesitados de nuevos ámbitos de negocio.
El Athletic lo ha encontrado con su nuevo campo, que no estará
terminado hasta la próxima temporada pero que ya se anuncia como una de
las mejores fuentes de explotación que habrá en Euskadi.
El campo estará casi completo para el inicio del próximo curso
-faltará adecuar los accesos y remates de menor importancia- y a partir
de 2015 podrá sacar el máximo rendimiento a sus espacios: los interiores
y los exteriores, que es donde el club dispondrá de una jugosa vía de
financiación. En uno de los escritos de la Junta Directiva rojiblanca a
sus socios con ánimo de explicar los motivos y la urgencia para
construir un nuevo campo, el Athletic explicaba que se “necesita de
nuevas herramientas de generación de recursos ordinarios y
extraordinarios, es decir, mayor capacidad de desarrollo económico que
redunde favorablemente en el ámbito deportivo. El Athletic debe buscar
soluciones a la estacionalidad de los ingresos actuales y equilibrar los
presupuestos, garantizando de este modo la salud financiera del club”.
Un filón a explotar
Pues bien, en esa búsqueda
el club dispone de un filón en SMB, que cuando esté construido al
completo tendrá un alto valor publicitario gracias a tres pantallas LED
de extraordinaria visibilidad y fenomenal alcance que finalmente
adornarán la fachada principal. Si a las potenciales imágenes se une la
posibilidad de que el campo cambie de color, el ingreso publicitario
será de grandes proporciones. Además, el Athletic podrá utilizar la
infraestructura para acciones propias.
La instalación de las pantallas LED estuvo en el plan inicial de la
construcción, pero no contó con el apoyo comunal de la sociedad San
Mamés Barria (Athletic, Diputación Foral, Gobierno vasco, BBK y
Ayuntamiento de Bilbao) por lo que se aplazó la decisión de
construirlas. Una vez que todas las patas de la sociedad se han puesto
de acuerdo ya que el acta fundacional de la misma obliga a tomar las
decisiones por unanimidad, el Athletic, que es la parte en la que
recaerá la explotación del campo, dispondrá de tres pantallas LED de un
tamaño envidiable para campañas publicitarias ajenas al club. Las
pantallas irán en los espacios que ahora ocupan los miradores
incrustados en dos de los tres exteriores de las tribunas. El más grande
de todos, el que da a Zorrozaurre, tiene 31 metros de ancho por algo
menos de 10 metros de ancho; el que preside laTribuna Este cuenta con 25
metros de largo y queda otro espacio más reducido en la Tribuna Sur,
que es la que se continúa levantando y que no se podrá adivinar hasta la
conclusión de la presente campaña.
El mirador de Zorrozaurre se observa desde distintos puntos del
acceso a Bilbao y se presupone un espacio publicitario de primera
magnitud, probablemente el más jugoso de toda la capital tanto por
visibilidad como por trascendencia. Los otros son más modestos, aunque
con igual importancia mediática. El escenario es ideal para las grandes
campañas. Más todavía si se tiene en cuenta que la estructura del campo
podrá cambiar de color en apenas unos segundos gracias a los haces de
luz que se están probando durante las últimas semanas. Es decir, una
campaña publicitaria podrá contar con pantalla de imagen, mientras el
campo adecúa su piel exterior al color corporativo del anunciante.
Los potenciales clientes serán firmas de primer nivel y el uso del
campo muy reducido: exclusividad, atractivo, sorpresa y notoriedad están
garantizados. Los ingresos por esta vía se presumen cuantiosos, aunque
todavía no hay una estimación fija. Eso sí, las comparaciones son más
que atractivas: el Ayuntamiento de Barcelona cobró 100.000 euros de Nike
por vestir la estatua de Colón con la camiseta del Barcelona. Y esa
acción es una golosina con respecto a lo que ofrece el campo rojiblanco.

Leer más: A partir de 2015 San Mamés podrá comercializar publicidad en sus pantallas LED – MARCA.com

La
generación de los denominados ingresos atípicos dan vida a los clubes
de fútbol. El negocio del balón se encuentra más allá de la venta de
entradas, el traspaso de jugadores o el comercio en las tiendas
oficiales del club y los gestores de los distintos equipos siempre están
necesitados de nuevos ámbitos de negocio.
El Athletic lo ha encontrado con su nuevo campo, que no estará
terminado hasta la próxima temporada pero que ya se anuncia como una de
las mejores fuentes de explotación que habrá en Euskadi.
El campo estará casi completo para el inicio del próximo curso
-faltará adecuar los accesos y remates de menor importancia- y a partir
de 2015 podrá sacar el máximo rendimiento a sus espacios: los interiores
y los exteriores, que es donde el club dispondrá de una jugosa vía de
financiación. En uno de los escritos de la Junta Directiva rojiblanca a
sus socios con ánimo de explicar los motivos y la urgencia para
construir un nuevo campo, el Athletic explicaba que se “necesita de
nuevas herramientas de generación de recursos ordinarios y
extraordinarios, es decir, mayor capacidad de desarrollo económico que
redunde favorablemente en el ámbito deportivo. El Athletic debe buscar
soluciones a la estacionalidad de los ingresos actuales y equilibrar los
presupuestos, garantizando de este modo la salud financiera del club”.
Un filón a explotar
Pues bien, en esa búsqueda
el club dispone de un filón en SMB, que cuando esté construido al
completo tendrá un alto valor publicitario gracias a tres pantallas LED
de extraordinaria visibilidad y fenomenal alcance que finalmente
adornarán la fachada principal. Si a las potenciales imágenes se une la
posibilidad de que el campo cambie de color, el ingreso publicitario
será de grandes proporciones. Además, el Athletic podrá utilizar la
infraestructura para acciones propias.
La instalación de las pantallas LED estuvo en el plan inicial de la
construcción, pero no contó con el apoyo comunal de la sociedad San
Mamés Barria (Athletic, Diputación Foral, Gobierno vasco, BBK y
Ayuntamiento de Bilbao) por lo que se aplazó la decisión de
construirlas. Una vez que todas las patas de la sociedad se han puesto
de acuerdo ya que el acta fundacional de la misma obliga a tomar las
decisiones por unanimidad, el Athletic, que es la parte en la que
recaerá la explotación del campo, dispondrá de tres pantallas LED de un
tamaño envidiable para campañas publicitarias ajenas al club. Las
pantallas irán en los espacios que ahora ocupan los miradores
incrustados en dos de los tres exteriores de las tribunas. El más grande
de todos, el que da a Zorrozaurre, tiene 31 metros de ancho por algo
menos de 10 metros de ancho; el que preside laTribuna Este cuenta con 25
metros de largo y queda otro espacio más reducido en la Tribuna Sur,
que es la que se continúa levantando y que no se podrá adivinar hasta la
conclusión de la presente campaña.
El mirador de Zorrozaurre se observa desde distintos puntos del
acceso a Bilbao y se presupone un espacio publicitario de primera
magnitud, probablemente el más jugoso de toda la capital tanto por
visibilidad como por trascendencia. Los otros son más modestos, aunque
con igual importancia mediática. El escenario es ideal para las grandes
campañas. Más todavía si se tiene en cuenta que la estructura del campo
podrá cambiar de color en apenas unos segundos gracias a los haces de
luz que se están probando durante las últimas semanas. Es decir, una
campaña publicitaria podrá contar con pantalla de imagen, mientras el
campo adecúa su piel exterior al color corporativo del anunciante.
Los potenciales clientes serán firmas de primer nivel y el uso del
campo muy reducido: exclusividad, atractivo, sorpresa y notoriedad están
garantizados. Los ingresos por esta vía se presumen cuantiosos, aunque
todavía no hay una estimación fija. Eso sí, las comparaciones son más
que atractivas: el Ayuntamiento de Barcelona cobró 100.000 euros de Nike
por vestir la estatua de Colón con la camiseta del Barcelona. Y esa
acción es una golosina con respecto a lo que ofrece el campo rojiblanco.