El nuevo estadio del OM busca nombre

0

Si hace poco anunciabamos que el Olympique de Marsella alcanzaba un acuerdo con Intersport para su nuevo patrocinio (puedes leerlo aquí), hoy desayunamos con una nueva noticia que afecta otra vez al OM y más concretamente, a su estadio.
Con motivo de la Eurocopa de Fútbol del año 2016 que se encargará de organizar Francia, la Federación de aquel país se haya inmersa en un profundo proceso de remodelación de estadios y construcción de nuevos. Y uno de los afectados es el Stade Velodrome, estadio donde juega sus partidos actualmente el OM y cuyo diseño definitivo podéis ver en la fotografía. Y una de las primeras tareas a las que se han puesto manos a la obra los encargados de ese nuevo estadio es en la búsqueda de un nombre para el mismo, obviamente patrocinado al estilo de lo que ya ocurre en otros estadios de clubes europeos como el Emirate Stadium del Arsenal o el Iberostar Estadio del Mallorca, y que pueda reportarle anualmente a los administradores del mismo pingües beneficios.

Dado el importante desembolso que la empresa que gestiona el estadio Arema debe realizar para la remodelación del mismo, ha encargado a Teamstadia, encargada del proyecto del MMArena de Le Mans, la búsqueda de un nuevo patrocinador que dé nombre al estadio. Y para comenzar a hablar, han puesto como punto de partida la nada despreciable cifra de 75 millones de euros en 10 años, o lo que es lo mismo, 7,5  millones de euros por año en un contrato que se prolongaría durante diez, los que deberán desembolsar la empresa interesada en que su nombre se asocie al futuro y modernista estadio.

Para justificar la exigencia de tamaño desembolso, Teamstadia se basa en que la celebración en él de partidos de una Eurocopa de Fútbol supone la exposición de la marca a miles de espectadores no ya de toda Europa, si no de todo el mundo, lo que motiva suficientes alicientes a las marcas para querer ser patrocinador del mismo. Stephane Thuillier, uno de los Directores de Teamstadia, afirma que “el impacto del patrocinio del estadio en la marca es mayor que el que se obtiene con la sponsorización de la camiseta, y en términos económicos le supone a la misma casi el mismo coste: 7 millones de euros anuales con la actual Betclic, y un poco más que es lo que pagará Intersport.

En todo este juego de patrocinazgos hay un hecho que cabe destacar: el OM no recibirá dinero alguno por el patrocinio del nombre del estadio, pues como decimos no es propiedad del club, si no que el conjunto marsellés juega en él en calidad de “alquilado”, por lo que tiene que desembolsar la cuantía que le corresponda de acuerdo con el trato alcanzado con la empresa que lo explota. Otro incentivo más para el patrocinazgo del mismo es que esa remodelación lleva asociada la recalificación de una superficie colindante con el mismo no inferior a los 100.000 metros cuadrados. Por lo tanto, se reunen todos los ingredientes para hacer de la sponsorización del nombre del nuevo estadio todo un verdadero negocio tanto para la empresa que gestiona el mismo como para la marca o firma que finalmente se aventure a realizarlo.

Pero, ¿cualquier marca puede presentarse a la licitación? En este sentido, si bien no se han filtrado aún posibles candidatas al respecto, Thuillier ha tranquilizado a los aficionados afirmando que “la marca adjudicataria deberá estar en consonancia con los eventos deportivos que allí se llevarán a cabo, pues tengo que recordar que no sólamente acogerá partidos de fútbol sino que también el rugby tendrá cabida. Quiero decir con esto que los aficionados pueden estar tranquilos de que no llevará el nombre de una marca de papel higiénico o de pañales. Igualmente está abierto tanto a marcas internacionales como a compañías francesas que quieran reforzar su presencia a nivel internacional”.

La puja está abierta. ¿Alguien da más?