El “No puedo respirar” de Rose ahoga a la NBA

0
Derrick Rose con la camiseta "I can't breathe"
  • El base de los Bulls lució una camiseta con la ya famosa frase antirracial “I can’t breathe” en el entrenamiento previo al partido Bulls-Warriors
  • La acción está a la espera de la decisión de la NBA que se debate entre sancionarlo o no

El pasado fin de semana Derrick Rose, base de los Chicago Bulls, volvió a reclamar para sí todos los focos de la atención mediática. Pero, aunque pudiera parecer increíble, en esta ocasión no fue por motivos de sus continuas lesiones, ya casi invitadas habituales en los encuentros que disputa el MVP de 2011, sino por un acto de solidaridad con uno de los escándalos que tiene en pie de guerra a la mitad de los Estados Unidos.

I can’t breathe

El encuentro que disputaron el pasado fin de semana en el United Center los Bulls y los Warriors, con victoria de estos últimos por 102-112 pasará a la historia por un gesto protagonizado durante la rueda de calentamiento previa al partido por el base de los Chicago Bulls, Derrick Rose. Ante la sorpresa de todo el mundo allí congregado (salvo la de sus compañeros de equipo, a los que ya había advertido), Rose saltó a la pista para realizar dicho calentamiento con una camiseta en la que se podía leer con claridad un mensaje: “I can’t breathe“, “No puedo respirar“, el ya famoso grito de auxilio que no paraba de decir Eric Garner, el afroamericano que murió el pasado julio después de que un agente de policía le hiciera una llave de presa tras ser arrestado por vender cigarrillos sueltos libres de impuestos y que ha generado una ola de violencia y manifestaciones en los Estados Unidos ante la decisión de los tribunales de dejar en libertad sin cargos al policía acusado.

Ese “No puedo respirar” con el que una y otra vez el fallecido advertía al agente de policía se ha convertido en un emblema de la lucha contra el racismo y el modo en el que los defensores de los derechos de igualdad entre todos los hombres han comenzado a denunciar y a exigir justicia en el país norteamericano. Pero, además, supuso la implicación directa de una de las grandes estrellas de la NBA, algo no muy habitual, y que ha recibido elogios por parte de sus compañeros e incluso de otras grandes estrellas ya retiradas como el propio Magic Johnson, que ha afirmado que las estrellas del deporte no deben ubicarse en un pedestal aislado de lo que sucede en el mundo sino que deben implicarse mucho más.

El “No puedo respirar” de Rose ahoga a la NBA

La pregunta que se hace ahora todo el mundo es si ese “I can’t breathe” de Rose tendrá represalias por parte de la NBA. En este sentido, el gesto de Rose, aunque es comprensible por parte de los dirigentes de la organización, no es muy del agrado de los mismos que, al igual que en otros deportes y en otros organismos, pretenden no mezclar asuntos extradeportivos en su liga. No es dificil encontrar casos, (en el mundo del fútbol sin ir más lejos) donde organismos y competiciones sancionan duramente a jugadores por mostrar mensajes de cualquier índole en sus camisetas con el mero fin, dichas sanciones, de dar una imagen de imparcialidad total por parte de los organizadores.

En la NBA tienen un verdadero problema. Protectores de la imagen del producto que venden hasta el extremo, se encuentran con un dilema que tendrá una difícil solucion. Así, el quid de la cuestión se debate entre el ala más dura que pretende que Rose sea sancionado por lucir este tipo de mensajes y contaminar su producto y aquellos que piensan que una sanción puede motivar un daño a su imagen mucho mayor del que buscan proteger, pues esa sociedad que se manifiesta en las calles pidiendo justicia para este caso en concreto no entendería muy bien la acción de la NBA con Rose. Ante esta situación, ya comienza a filtrarse que la NBA tratará de apostar por una decisión mucho más ambigua: sancionar a Rose pero por un motivo muy diferente: el utilizar en la ronda de calentamiento una camiseta que no es de adidas, principal patrocinador de la NBA, algo que calmaría a aquellos que exigen una sanción para el jugador (aunque el verdadero motivo sea el de la frase) y a aquellos que abogan por la no acción de la organización en este sentido.

La muerte de Trayvon Martin

Sea como sea, lo que parece seguro es que el “No puedo respirar” de Rose ha dejado sin aliento alguno a la NBA en una situación de la que no sabe, en principio, como salir de manera airosa. No es la primera ocasión en la que integrantes de la NBA se posicionan tan públicamente contra la violencia racista y la actuación policial, aunque quizás sí que sea el primer caso tan evidente en un encuentro.

Hace ahora dos años, George Zimmerman, vigilante de seguridad, disparó sobre el joven Trayvon Martin
por el hecho de ser sospechoso por ser negro y llevar una capucha
puesta cuando iba a visitar a su padre que vivía en una localidad a las afueras de Orlando. La polémica racial se acrecentaba y se agudizaba en los Estados
Unidos más cuando el autor de los disparos, de raza blanca, no fue
detenido y continuaba en libertad varios días después.

El hecho provocó un movimiento que se convirtió en viral en las redes sociales en la que miles de personas subían a las mismas fotografías suyas con capuchas y en la que se preguntaban si eran sospechosos por llevarla. En el mundo de la NBA, en aquella ocasión los encargados de implicarse fueron los Miami Heat, que encabezados por LeBron James posaron todos con una sudadera con capucha para unirse a dicho movimiento. Así, en el encuentro precisamente ante los Pistons, LeBron James lució en sus zapatillas un mensaje escrito a mano en el que se podía leer “Queremos Justicia”.